Inmologística

Los proyectos llave en mano mantendrán su tendencia al alza en 2023

Enrique Gómez de las Heras |
Los proyectos llave en mano mantendrán su tendencia al alza en 2023
David Martínez, director general de ProEquity.

A pesar de los tiempos inciertos que atravesamos, el sector inmologístico sigue posicionándose como una opción segura a la hora de invertir en inmobiliario. De cara a este año, a pesar de prever un freno en la inversión, el sector seguirá siendo una elección de inversión segura, continuando su actividad de una forma más moderada. Según previsiones de ProEquity, serán los proyectos llave en mano los que recibirán un mayor interés inversor, previendo que su actividad aumente durante el 2023.

Si bien es cierto que las inversiones se moderarán durante los primeros meses del año, dado a la situación actual, las operaciones inmologísticas continuarán imponiéndose como un mercado fuerte dentro del sector. En este sentido, expertos de ProEquity señalan a los proyectos llave en mano, es decir, plataformas/naves cuyas instalaciones y tecnologías son configuradas a medida para un operador en concreto, como uno de los formatos predilectos para este tipo de operaciones.

Esta tendencia se dará, por un lado, siguiendo con el cambio en las preferencias de clientes, los cuales priorizan aspectos que este tipo de plataformas ofrecen a diferencia de naves más antiguas o desactualizadas.  Dada la modernidad de las instalaciones, este tipo de naves cuentan con buenos estándares de eficiencia energética, con su consecuente ahorro en costes. Este es un aspecto muy relevante teniendo en cuenta el encarecimiento generalizado de la actividad industrial. Asimismo, este tipo de naves favorecen la sostenibilidad dentro de las actividades industriales, un aspecto que los arrendatarios y compradores cada vez valoran más.

Teniendo en cuenta esta previsible preferencia de naves llave en mano por parte de operadores, junto a las previsiones de absorción de suelo para este año, similares a las de 2022, los proyectos especulativos, es decir, aquellos construidos a riesgo, sin un inquilino asegurado, pasarán a un segundo plano en cuanto a nuevos proyectos en 2023.

Según ProEquity, aquellas naves construidas en 2022 y que tienen su entrega prevista para 2023 continuarán con su comercialización, sin embargo, se estima que el desarrollo de nuevos proyectos de esta tipología sea menor durante los próximos meses. Tal y como apuntan los expertos esto se debe, en gran parte, a los costes que conllevan este tipo de operaciones, además del riesgo que suponen. “Este escenario, sumado a la situación actual de aumento de tipos, aumento de costes de construcción se traduce en un descenso de las naves especulativas”, declara David Martínez, director general de ProEquity.

Esta serie de tendencias determinan así la necesidad por parte del sector de renovarse en favor de la innovación, las nuevas tecnologías y el ahorro en costes para poder continuar atrayendo el interés inversor.

“2023 será un año marcado por la moderación. Sin embargo, el sector inmologístico continuará siendo una forma de inversión segura, debido al gran interés por los nuevos formatos que surgen, los cuales son prueba de la fortaleza del mercado”, concluye Martínez.


La creación de suelo logístico: una prioridad para el crecimiento del sector

Siguiendo con esta tendencia por parte de compradores y arrendatarios, el sector inmologístico se enfrenta a un nuevo reto, y es que, para asegurar el correcto desarrollo de los proyectos, el sector logístico debe de contar con los medios suficientes para hacer frente a la demanda y los metros cuadrados de suelo disponibles.  

Según David Martínez, “para asegurar que el sector pueda hacer frente a las preferencias de la demanda y logre seguir captando interés inversor, es importante priorizar la creación de suelo, así como nuevos proyectos logísticos con los correctos estándares de eficiencia y calidad”.