CBRE

Las oficinas de Grado A de Barcelona son un 31% más caras que cualquier otra

Enrique Gómez de las Heras |
Las oficinas de Grado A de Barcelona son un 31% más caras que cualquier otra
Edificio Diagrame de Barcelona, propiedad de Patrizia.

Los edificios de oficinas de Barcelona son cada vez de mayor calidad, un hecho que impacta directamente en las rentas de los inmuebles. Las rentas de las oficinas de Grado A son un 31% superiores frente al resto del mercado, según datos de CBRE. En términos absolutos, las rentas de los edificios de mayor calidad se sitúan 5,2 puntos por encima respecto al resto de oficinas, una diferencia que puede llegar hasta los siete puntos en determinados barrios.

Barcelona tiene actualmente más de un millón de metros cuadrados de oficinas de máxima calidad, equivalente al 21% del stock de la ciudad, sin tener en cuenta la periferia. Esta cifra ha ido creciendo notablemente en los últimos años y se sitúa muy por encima del porcentaje registrado en Madrid, del 14%. La calificación de Grado A se evalúa no sólo por los aspectos técnicos del edificio, sino también teniendo en cuenta criterios valorados por los inquilinos, como la rehabilitación de los edificios, su representatividad, su sostenibilidad o la experiencia del usuario, entre otros.

“Hay una gran diferencia entre los mercados en crecimiento, donde la entrega de edificios ha puesto al día a los edificios en términos de calidad, y mercados con un stock más envejecido, donde los edificios de Grado A tienen un menor peso”, ha asegurado la responsable de Research de CBRE Barcelona, Marta Tarrío.

La zona con mayor stock de oficinas de Grado A es el distrito del 22@, con un peso del 53%, equivalente a 670.000 metros cuadrados. A esta zona le sigue la Zona Franca, con un 35% de edificios de Grado A y 242.000 metros cuadrados, y el centro de negocios (CBD) con una cuota del 15% y 122.000 metros cuadrados. La zona con menor proporción de edificios de Grado A es el centro de la ciudad, con un 2%, equivalente a 50.000 metros cuadrados.

Actualmente, el mercado de oficinas de Barcelona tiene una tasa de disponibilidad del 11,6%, una cifra que se reduce hasta el 3,4% en los edificios de Grado A. La tasa de disponibilidad de los edificios de esta categoría en el 22@ es del 11,3% - debido a la mayor entrega de nuevos edificios en esta zona-, del 2% en el CBD o en el 0,3% en el centro de la ciudad.

“Más allá de la excelente calidad de las instalaciones de los edificios de oficinas, los inquilinos buscan cada vez más edificios singulares con los que atraer y retener empleados a sus compañías”, ha asegurado la directora de Advisory & Transaction Services – Investor Leasing de CBRE Barcelona, Lindy Garber.

En este sentido, la arquitectura de los inmuebles, la apuesta por la sostenibilidad y la experiencia del usuario son algunos de los criterios básicos para definir la calidad de los edificios de oficinas. Un ejemplo es Alta Diagonal, ubicado en el número 640 de la Avenida Diagonal de Barcelona y propiedad de la gestora de fondos alemana Deka. Pese a no tener terrazas exteriores, uno de los requisitos más demandados en los edificios de oficinas, el inmueble cuenta con un lobby representativo y con una gran variedad de servicios, convirtiéndose en uno de los activos con las rentas más altas de la ciudad.

Torre Mapfre está también considerado como uno de los edificios de oficinas de Grado A más emblemáticos de la ciudad. Enfocado principalmente a los servicios y a la mejora de la experiencia del usuario, este proyecto ha conseguido no sólo retener a sus principales inquilinos, sino atraer a nuevas empresas.

“El edificio de Smart de Meridia Capital y Diagrame, propiedad de Patrizia, son también dos magníficos ejemplos de inmuebles de máxima calidad recién construidos. Estos edificios no sólo están plenamente comprometidos con el medio ambiente, sino también con el bienestar de sus usuarios”, ha añadido Garber.

El mercado de oficinas de Barcelona ha alcanzado una contratación de 227.000 metros cuadrados entre enero y septiembre de este año, un 16% más que el mismo periodo del año pasado.