Las oficinas bien situadas seguirán siendo atractivas para los inversores, según Savills IM

10/07/2020

oficinas.jpg Habrá interesantes opciones de inversión en el mercado de oficinas.

La gestora de inversiones inmobiliarias asegura que son exagerados los temores a que el teletrabajo convierta en innecesarias a las oficinas

Los temores a que las oficinas dejen de ser necesarias debido a la pandemia de COVID-19 son exagerados, y los inversores deberían sacar partido de cualquier oportunidad en precios, según Savills Investment Management (Savills IM), la gestora internacional de inversiones inmobiliarias.

Las oficinas en los principales distritos centrales de negocio (en inglés, CBD) con buenas conexiones de transporte cuentan con una posición especialmente idónea para capear la tormenta y lograr rentabilidades positivas, y aquellos edificios que sean eficientes y accesibles y ofrezcan sólidos equipamientos probablemente saldrán ganando, según el nuevo informe titulado “Is the future of work at home or in the office?” (“¿Qué primará en el futuro, el teletrabajo o el trabajo en las oficinas”?).

Teletrabajo, no todo son ventajas

Si bien la pandemia demostró que el teletrabajo es factible para más empresas y profesiones de lo que se pensaba, las encuestan muestran que solo una pequeña minoría de trabajadores desearía trabajar desde casa a tiempo completo cuando vuelva la normalidad*. El informe identifica una serie de desventajas del teletrabajo que han quedado evidenciadas por las medidas de confinamiento, como los espacios de trabajo inadecuados, la falta de privacidad y los niveles de ruido.

Otros inconvenientes son el hecho de que muchos trabajadores no pueden permitirse una casa con un espacio de trabajo independiente, mientras que a otros les podría resultar complicado conciliar las responsabilidades profesionales y aquellas derivadas del cuidado de los hijos en un mismo entorno. La soledad, el aislamiento y unos límites desdibujados entre el tiempo de trabajo y el de ocio son solo algunos de los problemas más intangibles del teletrabajo a largo plazo, apunta Savills IM.

El informe pone de relieve la relación entre la productividad y las interacciones personales, que impulsan la innovación y las ideas al tiempo que facilitan la transmisión de conocimiento, la formación profesional in situ y el desarrollo de aptitudes. Según las previsiones del informe, en la práctica, resulta más probable que la crisis dé lugar a una mayor responsabilidad corporativa y a una mayor atención a la calidad del ambiente laboral en la oficina, incluidas medidas como aumentar el espacio de escritorio por empleado e incorporar instalaciones de descanso, prácticas laborales más flexibles e innovaciones tecnológicas, como la tecnología sin contacto y la verificación biométrica.

Oportunidades de compra

Andreas Trumpp, responsable de Estudios para Europa en Savills IM, comenta que “el confinamiento derivado de la COVID-19 generó una gran especulación en torno a la idea de que mucha gente seguiría trabajando desde casa cuando finalizara la crisis. La realidad será mucho más moderada. No creemos que estemos ante el ocaso de las oficinas en las zonas CBD, sino más bien ante atractivas oportunidades de compra si se producen descuentos. Si bien la ralentización económica lastrará las perspectivas de crecimiento de las rentas a corto plazo, las oficinas ubicadas en los distritos CBD son el futuro y deberían constituir un pilar de cualquier cartera diversificada a largo plazo”.