China se mantiene a la cabeza de las solicitudes de Golden Visa en España

14/09/2020

Golden-visa-1.jpg La COVID-19 ha afectado también a las solicitudes de Golden Visa.

España es el cuarto destino europeo, detrás de Alemania, Francia y Reino Unido, en el que los no europeos deciden invertir

España es uno de los países de la Unión Europea que más Golden Visa ha otorgado y gracias a ello ha conseguido una inversión de casi 1.000 millones de euros anuales en el territorio. China sigue siendo el país que más Golden Visa solicita para trasladarse a España. Las Golden Visa son una de las formas que encuentran inversores no europeos para poder vivir, trabajar y emprender legalmente en España. Para adquirirla, se puede –por ejemplo– comprar propiedades inmobiliarias por 500.000 euros, adquirir participaciones de una sociedad española por un millón de euros o iniciar un proyecto empresarial de un sector estratégico para España o depositar un millón de euros en un banco español.

De esta forma, España se ha convertido en el cuarto destino europeo, detrás de Alemania, Francia y Reino Unido, en el que los “no europeos” deciden invertir. Además, cuenta con una elevada calidad de vida, oportunidades para invertir y desarrollarse personal y profesionalmente, y niveles de seguridad son muy altos; todas estas características de suma importancia para los inversiones no comunitarios.

Para Raisa Venermo, socia cofundadora de AvaLanding, compañía de representación de inversores y empresas extranjeras en España, “las Golden Visa son cada vez más conocidas entre los inversores, ya que es una forma de acelerar los trámites de residencia para extranjeros nacidos fuera de la Unión Europea”.

Impacto de la COVID-19 en el pedido de las Golden Visa

El avance del coronavirus ha afectado a todos los sectores de la sociedad, incluidas las inversiones en España que, durante el primer semestre del año, ha emitido menos Golden Visa que el año anterior. Según datos oficiales, el Gobierno ha otorgado solo 113 visados hasta el 31 de mayo inclusive.

“Si bien es verdad que la gente ha frenado sus inversiones durante los primeros meses del año, a partir de septiembre y con el fin del verano, hemos notado mayor interés por parte de los extranjeros no europeos, que ya están pensando en invertir de cara al año próximo”, explica Lourdes Santisteban, también socia fundadora de AvaLanding. “La incertidumbre generada por la pandemia, tanto sanitaria como económica, provocó un nivel de actividad inferior a lo previsto generando, sobre todo, prudencia entre los inversores, que ya comienzan a ver la luz al final del túnel”, asegura.

“No tenemos duda que la situación va a cambiar, y ya lo estamos viendo”, subraya Santisteban y asegura que “España va a seguir siendo uno de los destinos preferidos para invertir en vivienda a nivel internacional, sobre todo porque ofrece calidad de vida y seguridad en torno a nuevas inversiones, con amplias posibilidades para los emprendedores”.