IA, BigData e IoT, las principales tecnologías proptech para transformar el sector inmobiliario

03/02/2021

Guía Proptech CBRE.jpg ocho de cada 10 proptech mantienen algún tipo de relación con una gran compañía.

  • CBRE ha publicado la Guía del proptech en Europa, según la cual el 71% de las proptech se encuentran aún en una fase inicial
  • Ocho de cada 10 proptechs mantienen alguna relación con una gran compañía, que puede ir desde el vínculo comercial hasta la involucración en su desarrollo de negocio


En plena transición tecnológica del sector inmobiliario, cada vez son más las startups que buscan la innovación y la digitalización con el fin de obtener una mayor eficiencia y encontrar nuevos modelos de negocios. En este contexto, CBRE, compañía internacional especializada en consultoría y servicios inmobiliarios, ha elaborado la Guía del proptech en Europa en la que analiza la situación del sector a través de información de las más de 800 propTechs de su ecosistema.

El informe apunta que las tecnologías más utilizadas son el IA & machine learning, el big data y el IoT. La sensorización y el IoT ofrecen al sector un amplio abanico de posibilidades gracias a la generación de millones de datos de un activo cualquiera. La información recogida puede ser explotada a través de tecnologías como la IA o el machine learning, algo que hace pocos años era mucho más complicado.

Además, la pandemia ha acelerado otras tendencias como la realidad virtual y aumentada -que ha cobrado mucho protagonismo en el confinamiento permitiendo las visitas a activos en remoto-, así como el Blockchain o BIM, tecnologías más sofisticadas y recientes.

Carlos Casado, COO de CBRE España, afirma que, pese a que se trata de un sector que ha visto multiplicado el número de startups en los últimos años, todavía hay mucho camino por recorrer en el campo de la digitalización: “Especialmente en inmobiliario terciario, donde se incluyen activos no destinados a vivienda como oficinas, retail o logístico, entre otros. Hay que tener en mente que el inmobiliario es uno de los sectores más importantes a nivel mundial, que todavía no ha tenido una adopción digital como la que han tenido otros sectores.”

Asimismo, el estudio realizado por CBRE refleja que el 80% de estas startups tiene menos de un lustro, lo que confirma el fuerte crecimiento del sector en los últimos años. Las proptech se dirigen, sobre todo, a los sectores de residencial y oficinas. Concretamente, un 70% y un 67% de ellas, respectivamente, aportan soluciones a este tipo de activos. No obstante, el 24% de los proyectos son transversales a todos los productos inmobiliarios.

Las proptech del sector residencial están claramente más enfocadas al consumidor final, teniendo un 23% de ellas un modelo B2C, frente al resto de sectores donde este porcentaje se ubica entre un 5% en el caso de hoteles, así como un 13% en lo que se refiere a retail.

“En España contamos con un ecosistema proptech muy activo y el 4º más importante a nivel europeo, por detrás de Reino Unido, que sigue como líder destacado, Francia y Alemania y por delante de regiones punteras en innovación como Nordics o Benelux”, puntualiza Casado.

La relación entre las startups y las grandes compañías

Por otro lado, el informe indica que ocho de cada 10 proptech mantienen algún tipo de relación con una gran compañía, que pueden ir desde la relación comercial (44%) hasta la involucración en su desarrollo de negocio y participación de la corporación en el capital de la startup (16%). Esta relación, según las startups, se puede mejorar adoptando una mayor velocidad de trabajo por parte de las corporates (72%) y que estas desarrollen mayores oportunidades de negocio junto a las startups (42%).

De las proptech analizadas, un 77% trabajan con empresas del inmobiliario. En segundo y tercer lugar respectivamente, estas alianzas se establecen con empresas del sector tecnológico y proveedores de software (36%) y empresas enfocadas a la energía y sostenibilidad (21%).

En cuanto a los obstáculos que perjudican el crecimiento de las proptech, se encuentran la ausencia de programas de aceleración (76%), la falta de acceso a nuevos mercados o clientes a través de acuerdos estratégicos con terceros (40%) o el acceso a capital semilla (34%).