Inversión inmobiliaria

La inversión inmobiliaria se reducirá un 20% en 2023

Enrique Gómez de las Heras |
La inversión inmobiliaria se reducirá un 20% en 2023
Factores como la calidad, el ESG y la flexibilidad, claves para la inversión en el sector.

El 2023 experimentará un ajuste en volúmenes de inversión, especialmente en el primer semestre del año con una caída del 20% al 30%. Por tanto, el volumen de inversión en el sector podría situarse en los 12.000 millones de euros aproximadamente, volviendo así a los niveles de 2021.

No obstante, se esperan observar signos de crecimiento y recuperación durante la segunda mitad del año, según apunta CBRE en su informe ‘Real Estate Market Outlook 2023’.

Living e Industrial seguirán siendo los sectores con más capacidad de atracción de inversores, y crecerá considerablemente el volumen destinado a segmentos operativos, tales como hospitales, residencias de la tercera edad, centros educativos y hoteles entre otros.

“La elevada volatilidad prevista para este año no facilitará la toma de decisiones de los inversores, que serán mucho más selectivos. La mejora del contexto macroeconómico permitirá recuperar la senda del crecimiento de la inversión a lo largo del segundo semestre, aunque dependerá de cuánto se tarden en ajustar los precios. Cuanto más nos retrasemos en este ajuste necesario, más impacto veremos en el volumen de inversión”, ha afirmado Paloma Relinque, directora de capital markets de CBRE España.

Evolución de los volúmenes de inversión en España en millones de euros

Gráfico elaborado por CBRE.
Gráfico elaborado por CBRE.


Polarización y calidad, claves para la inversión

El informe da pie a una mayor polarización y una apuesta firme por los activos de calidad por parte de los inversores. Elementos como la flexibilidad, confortabilidad y criterios ESG marcarán la diferenciación y la brecha entre los mejores activos y el resto, tanto para ocupantes como para inversores a lo largo del próximo año.

“Tanto es así que los principales indicadores de rentas y ocupación serán diferencialmente mejores en aquellos activos que destaquen frente al resto con independencia de su tipología (edificios de oficinas de grado A, hoteles 5 estrellas y Gran Lujo, automatización en naves de última generación, etc.) y que cumplan con los mejores estándares de calidad”, según Miriam Goicoechea, head of research, CBRE España.

CBRE señala también que, durante los próximos meses, las prime yields se acercarán a su máximo, siguiendo la tendencia de 2022. Se estima, según la consultora, que en la mayoría de tipologías de activo ya se ha recorrido más de un 70% del ajuste máximo esperado, o incluso más en algunos sectores ya próximos a su prime yield máxima.

El sector living, foco de la inversión

CBRE señala que el sector living seguirá siendo el foco de inversión de cara a 2023. Una previsión que se respalda por el aumento de la demanda frente a la oferta existente, destacando el protagonismo de los productos menos tradicionales, como son las residencias de estudiantes, coliving, serviced apartments y senior living, al ofrecer experiencias vitales y una alta flexibilidad.

Mientras que en 2019 el volumen de estos sectores representó apenas el 22% del total de Living, en 2022 aunaron más del 51% del total. En cuanto al mercado residencial en compraventa, se adentrará en una fase de desaceleración en 2023, pero será muy acotada en el tiempo, especialmente en lo que hace referencia al mercado de vivienda nueva, apunta la consultora.

Sector logístico, uno de los favoritos para los inversores

El informe de CBRE posiciona al sector logístico como el favorito para los inversores este 2023. Esto se debe, principalmente, a la creciente demanda y los altos niveles de ocupación. La falta de stock, elevada demanda y los elevados costes de construcción harán que continúen creciendo las rentas, no solo en las principales plazas. Los nuevos proyectos tratarán de cumplir los requisitos de automatización y sostenibilidad cada vez más indispensables para el cierre de operaciones.

“La oferta en construcción seguirá siendo elevada, con más de 1.500.000 m2 a entregar en los próximos tres años en Centro y Cataluña. No se espera una caída de los nuevos proyectos pero sí cierta desaceleración en la inversión en proyectos a riesgo, principalmente debido a la incertidumbre por los elevados costes de construcción, la escasez de suelo y la financiación”¸ ha afirmado Miriam Goicoechea, Head of Research, CBRE España.

La polarización, protagonista para la inversión en oficinas

En el segmento de oficinas, los buenos datos del último ejercicio auguran un buen 2023 en el que la polarización ganará aún más protagonismo y se verá un mercado cada vez más complejo para los activos menos actualizados, mientras que los de más alta calidad seguirán incrementando sus rentas.

Según la consultora, la desaceleración económica que se espera en 2023 se traducirá en una ligera reducción en las cifras de contratación, tanto en Madrid (en torno a un -5%) como en Barcelona (en torno a un -10%). Este ajuste no pondrá freno a la recuperación posterior a la pandemia, y a medio/largo plazo esperamos ver cómo la contratación se recupera y alcanza cifras ya equilibradas.

El turismo, el impulso para la inversión en hoteles

Respecto al sector hotelero, CBRE explica que las perspectivas favorables de cara al turismo el próximo año harán que la demanda hotelera mantenga niveles elevados que mantendrán el interés inversor, con una especial actividad en el segmento de lujo. Tanto es así, que cerca del 30% de las nuevas aperturas será de gama alta (5 estrellas y 5 estrellas GL) y que el 50% del total se concentrará en Madrid, Málaga, Valencia y las Islas. Tendencia que se observa a nivel europeo, donde los segmentos Ultra Luxury y Economy son las categorías que más han crecido en margen operativo en Europa entre 2019 y 2022 (5pbs cada uno).

El retail y sectores emergentes para la inversión

En cuanto al segmento de retail, el producto prime high-street y los supermercados seguirán generando interés y el e-commerce continuará actuando como catalizador, tanto de este segmento como del sector logístico.

Por otro lado, CBRE concluye que en los tiempos de incertidumbre que vivimos será clave la capacidad de identificar océanos azules. En 2023 jugarán un papel fundamental algunos sectores emergentes como education, healthcare, agribusiness, data centers, sports, infrastructure o life science entre otros. En el caso concreto de life science continuará la tendencia a crear clusters que agrupen empresas de life science donde desarrollarse en investigación y con proximidad entre competidores para aumentar de la productividad.