Ábalos incrementa hasta 100.000 unidades el objetivo del Plan de viviendas para alquiler asequible

Ábalos.jpg El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos.

El parque público de viviendas social rondará las 44.000 unidades y unas 56.000 procederán de la colaboración público-privada para la creación de un fondo social


El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos, ha afirmado que su departamento continúa avanzando en el Plan de viviendas para alquiler asequible. En este sentido, ha anunciado que, gracias a los fondos europeos, se ha incrementado hasta 100.000 viviendas el objetivo de desarrollar un parque público.

Durante una respuesta parlamentaria en el Pleno del Congreso, el responsable del Departamento ha destacado esta medida entre las que el Ministerio está elaborando para ayudar a las personas al acceso a una vivienda digna y asequible.

El Plan de viviendas para alquiler asequible impulsado por Mitma cuenta con dos ejes de trabajo. El primero, basado en la acción directa del Ministerio para la creación de un parque público de vivienda social, rondará las 44.000 unidades en total. Este se divide a su vez en varias líneas de actuación. Por una parte, 4.769 inmuebles estarán financiados con el Plan Estatal de Vivienda en colaboración con Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

Por otra, alrededor de 7.623 viviendas serán conveniadas con entidades locales en las zonas más tensionadas respecto a los precios de los arrendamientos. Además, el Ministerio impulsará en torno a 11.608 unidades en colaboración con SEPES en suelos del Estado, mediante la licitación de derechos de superficie para entidades privadas que construirán y gestionarán las viviendas con rentas tasadas. Por último, se estima que 20.000 casas provendrán de los 1.000 millones de euros de los fondos europeos.

El segundo eje del Plan de viviendas, mediante concertación con los agentes privados, consiste en la colaboración público-privada para la creación de un fondo social de unas 56.000 unidades, que se dividen en tres líneas de trabajo. Una de ellas es el incremento del fondo social de vivienda actual acordado con las entidades financieras en un 10% más, por lo que alcanzará la cifra de 11.000 viviendas.

Asimismo, el Ministerio cuenta con la colaboración de la Sareb para poder poner a disposición 15.000 viviendas a Comunidades Autónomas y Ayuntamientos para su alquiler social, con el impulso del Mitma. La última línea de trabajo es la colaboración con entidades gestoras de vivienda en alquiler para la disposición de un porcentaje significativo de su parque de vivienda para el alquiler asequible y social, pudiendo llegar hasta 30.000 unidades.

Una Ley de Vivienda para frenar las subidas abusivas de alquiler

Según ha incidido el ministro, existe un “impulso decidido” a construir un parque público de vivienda para estimular la oferta, al tiempo que ha destacado los trabajos para la elaboración de una ley por el derecho a la vivienda para frenar las subidas abusivas en el alquiler, atender la situación de los más vulnerables y mejorar la colaboración entre las distintas administraciones.

En esta línea, ha recordado la propuesta fiscal del Ministerio para poner coto a las tensiones de precios existentes en el mercado inmobiliario que se concentran en determinadas poblaciones. Dicha propuesta se centra en los ciudadanos que menos recursos tienen, en fomentar la rehabilitación, en los jóvenes, en contener y bajar los precios del alquiler y en la promoción de vivienda social en alquiler.

El ministro ha defendido la necesidad de mejorar el marco fiscal y de establecer la declaración de zonas de mercado residencial tensionado en la movilización de vivienda, con la definición de vivienda vacía en la regulación del recargo existente en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

“Tenemos que definir las viviendas vacías para que se pueda aplicar el recargo del IBI que ahora no se puede aplicar porque no hay definición; y, sobre todo, el objetivo del Gobierno ahora son 100.000 viviendas”, ha concluido.