Logístico, Multifamily y oficinas aumentan el valor de sus activos en el segundo trimestre

CBRE_índice_revalorizaciones.jpg El sector logístico se ha afianzado como uno de los líderes del sector inmobiliario, según CBRE.

La revalorización en el sector inmologístico crece al 4,34%, mientras que el aumento en residencial en alquiler y oficinas es del 1,11% y del 1,04% respectivamente


El mercado de valoraciones repunta coincidiendo con el avance del plan de vacunación y la cierta estabilización de la pandemia. De este modo, los activos inmobiliarios de los sectores logístico, residencial Multifamily y oficinas han cerrado el segundo trimestre de 2021 con una variación trimestral positiva en su valoración.

Por el contrario, los activos pertenecientes al segmento retail han experimentado un ligero ajuste a la baja en sus valoraciones en comparación con el periodo anterior. Así se desprende de los datos relativos al segundo trimestre de 2021 del Índice_CBRE, un parámetro que valora los inmuebles de empresas cotizadas. El estudio es desarrollado por el área de Valuation & Advisory Services de la consultora. En concreto, se han analizado cerca de 231 inmuebles con un valor agregado superior a los 6.900 millones de euros.

De acuerdo con el Índice_CBRE, dentro de los activos inmobiliarios de los sectores patrimonialistas tradicionales destacan principalmente los del sector inmologístico. Así, de los 43 analizados (que suman más de 1,4 millones de m2 y un valor agregado de 1.411 millones de euros) arrojan una revalorización trimestral respecto al primer trimestre del año del 4,34%, por encima del crecimiento del 1,45% experimentado en el trimestre anterior.

“El sector logístico se ha afianzado como uno de los líderes indiscutible del sector inmobiliario. Durante el segundo trimestre de 2021 se ha cerrado la operación inmologística más relevante de los últimos años en España con la venta de Montepino a Bankinter del 95% de la sociedad formada por 22 activos. Solo esta operación ha supuesto un incremento en el volumen de inversión de 1.000 millones de euros”, ha destacado Fernando Fuente, senior director valuation & advisory services CBRE España.

“En este sentido, el apetito inversor continúa creciendo para el producto de última milla y para productos con contratos a largo plazo, lo que ha producido una compresión en la yield prime, fijándola en 4.25%”, ha detallado el directivo.

Sobre las rentas, del informe de CBRE se extrae que se han mantenido estables entre abril y junio. Al respecto, Daniel Zubillaga, senior director Advisory CBRE España, ha comentado que “no se esperan cambios importantes en las rentas en los próximos meses, aunque sí un aumento de incentivos en nuevos contratos de arrendamiento. El aumento de la oferta disponible de las naves de grado A está evitando una variación al alza en los precios de alquiler”.

El residencial en alquiler, otro sector al alza

En el segmento del residencial en alquiler, otro de los grandes protagonistas del inmobiliario en la actualidad con más de 771 millones de euros invertidos en el primer trimestre del año, el análisis de los 103 activos valorados suma un valor agregado superior a los 1.100 millones de euros. En este sentido, el informe muestra una revalorización trimestral del 1,11%, después de un incremento del valor en el conjunto de 2020 del 0,78%.

“El auge del residencial en alquiler se produce como consecuencia de diferentes factores como el crecimiento del alquiler frente a la decisión de comprar y accesibilidad a la compra de un inmueble por parte del usuario final; el incremento en el apetito inversor por este tipo de activos (con retornos atractivos), y la profesionalización generalizada del sector”, subraya Fuente.

Por el lado de las rentas de mercado, se mantiene la tendencia registrada en el arranque del año. En concreto, aquellas zonas en las que el crecimiento ha sido muy pronunciado (como la almendra central de Madrid), han experimentado ciertas correcciones. Por otra parte, en las zonas más secundarias con un crecimiento menos pronunciado, las rentas se han mantenido estables. “La tendencia en el corto plazo será de estabilidad, mientras que en el medio/largo plazo se espera un ligero repunte y un aumento de transacciones corporativas por parte de inversores con el objetivo de coger posicionamiento en el mercado”, subraya Zubillaga.

En el caso del mercado de oficinas, el comportamiento de las valoraciones de los activos, tras analizar 27 inmuebles que suman más de 300.000 m2 y un valor agregado de 1.655 millones de euros, ha sido positivo en el segundo trimestre del año. En este sentido, ha registrado una revalorización del 1,04% respecto al intervalo previo, cuando las valoraciones se ajustaron un -0,47%.

Ante estos datos, Fuente destaca el comportamiento del sector en 2021: “El mercado de oficinas ha empezado el año 2021 con mucha fuerza en Barcelona, tanto en niveles de take-up como de inversión. En cambio, en Madrid, el inicio de año ha sido más moderado. Estamos viendo que los ocupantes y trabajadores siguen buscando el equilibrio entre el teletrabajo y la oficina, atentos a la evolución de la pandemia y de la vacunación”. El experto ha apuntado que “la tasa de desocupación también ha seguido su tendencia alcista en ambos mercados, acompañados de un pequeño ajuste en rentas”.

Del informe se desprende de nuevo la polarización del mercado entre edificios Grado A bien ubicados y 100% alquilados, y los inmuebles de peor calidad, con vacancia y en ubicaciones secundarias.

Ligero ajuste en los activos de retail

Dentro de los activos de los sectores patrimonialistas tradicionales, los del retail son los únicos que han sufrido un ligero ajuste en el segundo trimestre de 2021 (-0,21%).

“Con el avance del plan de vacunación y la llegada del buen tiempo, la recuperación de ventas y afluencias en comercios parece consolidarse. Con esta relativa tranquilidad, los retailers parecen más dispuestos a retomar los planes de expansión. A lo largo de este cuatrimestre han visto la luz nuevos acuerdos, como la firma del nuevo local de New Balance en Fuencarral 39”, sostiene Fuente, quien aclara que “sin embargo, las rentas acordadas distan considerablemente de las que se firmaban pre-pandemia y a los propietarios les cuesta aceptar ese hecho junto con que la renta variable en High Street ha llegado para quedarse”.