Una vez despejada la incertidumbre se reactivará la inversión hotelera

Javier-Bravo.jpg Javier Bravo, director de Hoteles de Catella.

La crisis del coronavirus ha castigado con fuerza a todos los sectores de la economía, pero especialmente a aquellos que dependen en gran medida de la afluencia continua de personas para su desarrollo. Dentro del sector real estate, por ejemplo, el sector retail y el hotelero han sido los más perjudicados. Tanto es así que, aunque 2020 arrancó de forma muy positiva en lo referido a inversión hotelera, superando niveles de 2019 y con perspectivas de ser "el año", el parón ocasionado por la pandemia ha supuesto un descenso en la inversión, registrando niveles de en torno los 950 millones de euros, lo que a su vez supone un 60% menos con respecto a 2019.

Pero no todo son malas noticias. Con los datos de mercado que manejamos y las operaciones que tenemos en marcha en Catella, estamos convencidos de que 2021 será un año positivo para la inversión hotelera. especialmente a partir del segundo semestre. cuando se vaya despejando la incertidumbre. Y es que conseguir una vacuna para el COVID-19 en tiempo récord ha supuesto un soplo de confianza en el mercado. Porque una cosa es invertir cuando no sabes qué pasará mañana ni cuánto tiempo habrá que esperar para alcanzar la normalidad y otra muy distinta tener el remedio a la causa del problema y saber que unos meses antes o después. la ansiada normalidad volverá.

La liquidez existente en el mercado por parte de fondos y socimis, unida a la cantidad de producto que está saliendo al mercado como consecuencia de la falta de ingresos, provocarán que el mercado se reactive. Estamos convencidos. Nuestras previsiones, como he mencionado anteriormente, son positivas. Sin ir más lejos, en la actualidad en Catella tenemos varios procesos en due diligence muy avanzados con perspectiva de cierre durante este primer semestre y otros tantos para el segundo semestre del año, lo que confirma que el apetito inversor por este segmento sigue latente.

No hay que perder de vista que España es un destino vacacional de primer nivel y los inversores son conscientes de ello. No tenemos más que fijarnos en la última operación en la que Catella ha asesorado; el reciente desembarco del gigante Sonder en nuestro país. Sonder. que gestiona más de 4.000 espacios en más de 30 ciudades del mundo. se ha fijado precisamente en Madrid para abrir su primer edificio de apartamentos turísticos. La pregunta que debe hacerse el mercado es ¿por qué Sonder apuesta por España precisamente ahora? Yo diría que la respuesta es sencilla: es un valor seguro. Los cimientos del mercado turístico español siguen siendo sólidos.

No obstante, aunque los datos nos impulsan a mirar de forma positiva hacia el futuro creo que sería un error dejar a un lado lo que está sucediendo en el presente. Llevamos años vanagloriándonos de la buena marcha la industria turística. que ha crecido año a año de forma sostenible y cuya aportación al PIB ha llegado a ser de más de un 12%. como para tener la poca consideración de mirar hacia otro lado cuando todas aquellas personas que han hecho posible ese éxito nos necesitan. Algunos de forma desesperada. Por eso. me gustaría hacer un llamamiento a todas las administraciones locales. autonómicas y estatales para que sigan apoyando al sector turístico en general y esforzándose por encontrar soluciones lo antes posible.