Facilitar el primer acceso a la vivienda pasa por un consenso entre los actores del sector

27/02/2020

precios-vivi.jpg Ponentes de la reunión anual del portal preciosdevivienda.es

El parque de vivienda social y protegida en España asciende a un 3,5 % frente al 35 % de los países europeos

El difícil acceso a la vivienda que se encuentran los jóvenes españoles en el mercado inmobiliario es uno de los problemas que más preocupa a la sociedad. Es por eso por lo que varios representantes de los actores implicados se han puesto de acuerdo en afirmar que una posible solución pasará por qué tanto el sector público como el privado aúnen sus fuerzas.

Así ha quedado reflejado en la reunión anual del portal preciosdevivienda.es, donde se ha debatido ampliamente sobre este tema.

De este modo, el presidente de la Comisión Residencial de ASIPA, Javier Rodríguez Heredia, ha puesto hincapié en que el parque de vivienda social y protegida en España asciende a un 3,5 % frente al 35 % de los países europeos. Y ha urgido a generar más oferta en estos segmentos.

“Para solventar esta situación es necesario 300.000 millones de financiación, y esto no se soluciona con el ahorro privado únicamente, ni tampoco solo con los fondos públicos”, ha comentado.

En este sentido, se ha pronunciado el director general de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Francisco Javier Martín Ramiro, al asegurar que “si pensamos que el Estado solo a través de sus recursos va a alcanzar esas cifras es impensable, por eso hay que fomentar modelos de negocio para que entre esa iniciativa privada, es decir, facilitar un marco jurídico seguro y económico”.

Por su parte, la presidenta de Observatori Metropolità de L’Habitatge de Barcelona, Carmen Trilla, ha explicado que el problema no es coyuntural, sino estructural. Además, ha comentado que tras la crisis económica aparece una “demanda inusual de alquiler en España para la que no estábamos acostumbrados”.

Un alquiler aceptable estaría alrededor de los 600 euros

Siguiendo esta línea, Trilla ha señalado a las entidades financieras y las ha animado a cambiar su postura para que otorguen más préstamos a las empresas que promueven el alquiler y que “revise la fiscalidad sobre la vivienda protegida o social, con un IVA, por ejemplo, excesivo”. Por último, ha recodado que un alquiler aceptable estaría alrededor de los 600 euros.

Se ha mostrado de acuerdo con esta afirmación la socióloga y técnico de EAPN España, Aitana Alguacil, que ha dicho que “desde la crisis se ha registrado un cambio de tendencia; antes había más acceso a la compra de vivienda por el acceso al crédito”. Además, ha advertido que el difícil acceso a la vivienda implica que los jóvenes retrasen la edad de ser padres y este hecho afecta directamente a la estructura de la sociedad.

Al debate también ha acudido el presidente de Asprima y de APCE España, Juan Antonio Gómez-Pintado, que ha manifestado que “hay que tener un principio de seguridad jurídica, que no se puede vulnerar; un principio de rentabilidad, que es absolutamente necesario para las empresas; y un principio de la propiedad privada, que es ineludible. Si se cumplen estos tres principios, hay un mercado abierto y se tiene que producir la oferta”.

La evolución del precio de la vivienda en 2020, a debate

En la jornada se ha producido otra mesa de debate a la que han acudido Íñigo Amiano, consejero delegado de Krata, Paloma Arnaiz, secretaria general de AEV (Asociación Española de Análisis de Valor), Alejandro Belchí, analista principal del Instituto de Análisis Inmobiliario de Euroval, Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, Fernando Gutiérrez del Arroyo, analista, del Centro de Información Estadística del Notariado, e Ismael Kardoudi, director de Estudios y Formación de Fotocasa.

En esta mesa, los expertos han llegado a la conclusión de que el precio de la vivienda esta moderando su subida y que seguirá en la misma línea en el 2020. No obstante, algunos de ellos han mostrado matizaciones a esta afirmación.

Es el caso de Belchí que ha diferenciado entre los precios de vivienda nueva y vivienda usada. “La evolución de la vivienda nueva ha mantenido un aumento del precio promedio, aunque el número de operaciones ha disminuido, por lo que prevemos que habrá una ralentización de los precios en esta tipología. Por el contrario, en la vivienda usada las transacciones han aumentado y el precio se ha mantenido”.

Por su parte, Amiano ha incidido en las diferencias geográfica al decir “nuestra perspectiva es que se va a producir una corrección de precios y que esta va a ser desigual. En las zonas de costa, como Cádiz o Málaga, todavía está subiendo el precio, pero si analizamos Madrid y Barcelona por distritos vemos bajadas generalizadas”.

Para finalizar, Arnaiz ha querido lanzar un mensaje de calma y contención al asegurar que “la corrección de precios que pueda tener lugar no será como en 2008, así que quitemos el miedo a una nueva burbuja. La tendencia es el crecimiento moderado”.