LUIS MARTÍN GUIRADO

18/02/2020

Gesvalt-retratos-2019-032.jpg LUIS MARTÍN GUIRADO

¿CÓMO VALORA EL COMPORTAMIENTO DEL SECTOR EN 2019?

El año 2019 ha sido un buen periodo para todas las áreas del sector inmobiliario. En lo que respecta a la vivienda, tanto el segmento de compraventa como el de alquiler han alcanzado una etapa de madurez con un crecimiento más moderado pero sostenible de los precios. Esto ha sido especialmente relevante en los grandes núcleos urbanos, que han sido el principal foco de dinamismo del nuevo ciclo inmobiliario. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el mercado español es muy heterogéneo debido a la existencia de varios “micromercados” dentro del propio país. Por tanto, no podemos comparar la situación de ciudades como Madrid o Barcelona con otras localidades como Cáceres o Teruel. En este perfil de ciudades ya existe un stock de vivienda, en muchas ocasiones de baja calidad, y sin perspectivas de ser adquirido por una demanda muy reducida.

Por otro lado, el ámbito del suelo terciario y de oficinas sigue en ascenso, mientras que el logístico está siendo impulsado por el crecimiento del ecommerce. En lo que respecta a los centros comerciales, este año también hemos presenciado varias aperturas de grandes proyectos, pero concebidos desde su origen como un emplazamiento con una variedad de experiencias, más que un punto de compra tradicional.

LA CELEBRACIÓN DE LAS ELECCIONES GENERALES DE NOVIEMBRE Y LA POSIBILIDAD DE CONTAR CON UN NUEVO GOBIERNO A LA VISTA ¿CÓMO CREE QUE INFLUIRÁN EN EL SECTOR INMOBILIARIO? A SU JUICIO, ¿CÓMO CREE QUE EVOLUCIONARÁ EL SECTOR EN 2020?

Como todavía no se ha formado el gobierno y no han anunciado las medidas que tomarían, es complicado saber qué impacto podrían tener. Es cierto que en los últimos meses hemos vivido un alza de los precios para la compraventa y para el alquiler bastante considerable, y que ello ha llevado a algunos partidos a valorar algunas medidas para mitigarla. Sin embargo, estimamos que esa fase ya ha finalizado, puesto que el mercado ha llegado a una etapa de madurez con una oferta y demanda bastante equilibrada que conllevará una considerable moderación en la subida de precios. Por ese motivo, creemos que imponer alguna medida de control de precios podría tener el efecto contrario al esperado, reduciendo la oferta y complicando el acceso a la vivienda.

Al margen del sector residencial, nuestra opinión es que 2020 va a ser un año de continuidad en todos los segmentos, manteniendo el crecimiento de los ámbitos logístico, de oficinas y de centros comerciales. También creemos que veremos una importancia cada vez mayor de los activos alternativos como residencias de estudiantes, residencias para la tercera edad, co-living y senior living.

¿QUÉ CAMBIOS QUE AFECTAN AL ÁMBITO INMOBILIARIO SE DEBERÍAN AFRONTAR PARA QUE EL MERCADO ESPAÑOL MANTENGA Y SI ES POSIBLE AUMENTE EL INTERÉS DE LOS INVERSORES NACIONALES E INTERNACIONALES?

En primer lugar, creo que uno de los elementos clave sería lograr una cierta estabilidad regulatoria. Tras los recientes decretos del alquiler e hipotecario, sería

necesario un periodo sin cambios en la legislación para sostener la tranquilidad y el interés de los inversores.

En segundo lugar, es fundamental potenciar la reputación de todos los actores involucrados. El sector inmobiliario español está atravesando un muy buen momento, y es normal que los niveles de crecimiento se hayan ralentizado tras unos años en los que se han alcanzado unas cotas extraordinarias. Las compañías y sus empleados se han profesionalizado y han apostado por la innovación, lo que también garantiza su sostenibilidad en el medio y largo plazo. Ante esta situación es necesario transmitir un mensaje de confianza a los ciudadanos a través de los medios de comunicación e incrementar la colaboración con el sector público para potenciar e incrementar esta tendencia.

EN SU OPINIÓN, ¿EN QUÉ MOMENTO DEL CICLO NOS ENCONTRAMOS? ¿CÓMO VE EL COMPORTAMIENTO A CORTO Y MEDIO PLAZO DE LOS DIFERENTES MERCADOS?

Nos encontramos en un momento de madurez dentro del ciclo. Tras unos años en los que una escasa oferta y una gran demanda han generado tensiones y grandes incrementos en los precios, hemos alcanzado un punto de cierto equilibrio dentro del cual esperamos crecimientos mucho más moderados pero sostenibles de las operaciones de compraventa, precios y alquiler en las grandes ciudades. En otros núcleos urbanos más pequeños, la tendencia sigue estable, con un stock de vivienda ya existente y una demanda reducida, por lo que estimamos que no habrá grandes cambios en los próximos meses.

En lo que respecta al alquiler, también se espera la entrada de nuevos actores tanto mediante las operaciones de build to rent como mediante la inversión en activos alternativos como el co-living o el senior living que dotarán de una mayor oferta en Madrid y Barcelona.