El 20% de comunidades de propietarios no saben instalar un punto de recarga de vehículo eléctrico

02/03/2020

CAFMadrid-nota-de-prensa-coche-eléctrico.jpg

El Real Decreto de 2014 obliga a que las promociones nuevas lleven una preinstalación

El 20 % de las comunidades de propietarios, aquellas administradas por gestores no profesionales, desconocen los pasos a seguir para instalar un punto de recarga de vehículo eléctrico, según indican desde CAFMadrid. Un hecho relevante debido al creciente número de personas que se interesan por la compra de un vehículo de estas características.

Actualmente, los puntos de recarga son escasos en el centro de las ciudades y, aunque algunas promociones de obra nueva ya contemplan estos puntos en sus aparcamientos por el Real Decreto de 2014 que obliga a que ya lleven una preinstalación, el resto de las Comunidades de Propietarios se enfrentan a las dudas de sus vecinos.

“Madrid es el centro del vehículo eléctrico en España, por ello desde CAFMadrid ofrecemos a nuestros colegiados las novedades y normativas que se desarrollan a este respecto”, afirma la presidenta del CAFMadrid, Isabel Bajo.

La potencia requerida por los puntos de recarga varía en función del vehículo a cargar, la mayoría van a necesitar entre 3 y 10 Kw, aunque hay modelos que precisarán mayor potencia. “Por lo tanto, saber cuántos puntos se pueden instalar con la acometida existente en un garaje es complicado ya que dependerá de la potencia instalada y del tipo de punto necesario”, señalan desde CAFMadrid.

Para un número pequeño de puntos, entre 10 y 15, la acometida existente será suficiente, pero si se requieren más, existen dos opciones, ambas bajo rembolso del vecino. Sustituir la acometida por otra de mayor sección o, como aconsejan desde CAFMadrid, instalar si hay espacio, un centro de transformación en el edificio para aumentar la potencia disponible.

Según CAFMadrid, “no hace falta el visto bueno del resto de los vecinos, ni un acuerdo adoptado en la comunidad de propietarios. Lo que sí es necesario es la autorización si la conexión de la derivación se realiza a un contador de propiedad comunitaria, porque afecta a un elemento común”.

“Las canalizaciones han de transcurrir desde el cuarto general de contadores hasta el punto de recarga de esa plaza de garaje y no siempre se decide el trazado en base a los intereses del resto de vecinos, lo que está produciendo una amalgama de cables similares a las que todavía tienen muchas fachadas antiguas, con el riesgo eléctrico que ello puede suponer”, advierten desde CAFMadrid.

Para evitar problemas y una aglomeración de cables sin orden, los administradores de fincas recomiendan a las comunidades aprobar unas normas internas para que todos los propietarios que estén interesados en tener un cargador de coche eléctrico sigan los mismos criterios para la instalación.