Breogán Park obtiene la certificación BREEAM

Breogán.jpg Breogán Park.

Breogán Park ha conseguido la certificación BREEAM con calificación “excelente” en la categoría de Nueva Construcción.


“Con esta valoración, Breogán Park se posiciona como el primer y único parque comercial de obra nueva en España en obtener esta calificación en la fase de diseño, poniendo de manifiesto el enorme compromiso de su promotor, el family office coruñés Pelayo Capital, en materia de sostenibilidad”, señala Javier Torralba, director de BREEAM España.

Un proyecto que, además de cumplir con los más altos estándares en materia sostenible en aspectos como la reducción del impacto medioambiental o la promoción de eficiencia energética, es un ejemplo de regeneración urbana. En este sentido, ha supuesto la transformación completa de un centro comercial en desuso, el Dolce Vita.

Esta remodelación sostenible contempla actuaciones desde varias perspectivas en cuanto a tendencias de economía circular. En este sentido, siguiendo los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, Breogán Park cumple con las directrices marcadas sobre ahorro energético, aprovechamiento de recursos naturales, protección del medio ambiente y no contaminación, generación de trabajo y crecimiento económico, producción y consumo responsables, reducción de emisiones, inversión en infraestructuras para el desarrollo sostenible de la ciudad, etc.

A nivel de impacto económico, el proyecto, que se inaugurará en 2023, supone una inversión de 100 millones de euros entre los futuros inquilinos y los promotores, Pelayo Capital. Asimismo, se estima la generación de más de 2.200 puestos de trabajo durante la fase de construcción, además de 1.000 puestos de trabajo cuando Breogán Park esté inaugurado y en funcionamiento.

Desde una vertiente arquitectónica, la demolición de una infraestructura abandonada y la reconstrucción de un nuevo espacio comercial aportará soluciones y mejorará las condiciones del área de Agrela. El polígono empresarial cuenta con problemas a nivel de comunicaciones, circulación y aparcamiento.

“El reto al que nos enfrentamos en este proyecto fue alcanzar el equilibrio entre las necesidades de las nuevas experiencias comerciales y el aprovechamiento de los valores positivos que el edificio existente nos ofrecía, apoyándonos en la estructura y servicios existentes para resurgir con un nuevo icono urbano que, mediante la transición natural de las soluciones técnicas, permitieran entender el edificio como un único espacio que mejora la calidad de vida de la ciudad y de sus habitantes”, declara Carlos Díez, director del estudio de arquitectura Chapman Taylor.

Por último, el parque comercial combina diseño y una oferta comercial sostenible. Albergará comercios y servicios de alimentación, bricolaje, trasteros, coworking, deportes, restauración y ocio al aire libre. Además, el formato de sus locales de tipo tienda-almacén-logístico favorece las tendencias mixtas entre comercio físico y online.