ENRIQUE LOSANTOS

02/01/2020

Enrique Losantos.jpg

¿CÓMO VALORA EL COMPORTAMIENTO DEL SECTOR EN 2019?

En líneas generales el sector inmobiliario ha tenido un comportamiento positivo durante 2019. Sin embargo, este es un mercado que no se puede interpretar en su conjunto, sino que debemos de interpretarlo por segmentos, cada uno con un comportamiento independiente y que atraviesa un ciclo particular. El residencial, por ejemplo, debe de ser analizado de una forma más atomizada, aún, y llevar a cabo aproximaciones que vayan ciudad a ciudad, plaza a plaza.

Desde esta premisa, la inversión se concentra en grandes ciudades y en algunas localizaciones del litoral, en una tendencia que no tiene visos de cambiar. En el frente de las oficinas, 2019 ha cerrado un gran año, habida cuenta de que el ejercicio anterior fue récord, en el que se han alcanzado volúmenes parejos tras este último trimestre.

La logística acapara gran parte del atractivo inversor ahora mismo. También añade el hecho de ser uno de los segmentos que acumula mayor crecimiento, impulsado por el auge del consumo electrónico y la mayor demanda por este producto que ha propiciado, así como la renovación del parque en línea con las nuevas tecnologías y su distinto formato de gestión.

En el retail destaca el High Street, que ha protagonizado operaciones en cotas inimaginables y que apunta a continuar como foco de inversores, impulsados por el repliegue de los operadores hacia los principales ejes comerciales dentro de las ciudades. Por contra, podríamos situar en una fase bajista en el ciclo de centros y parques comerciales.

LA CELEBRACIÓN DE LAS ELECCIONES GENERALES DE NOVIEMBRE Y LA POSIBILIDAD DE CONTAR CON UN NUEVO GOBIERNO A LA VISTA ¿CÓMO CREE QUE INFLUIRÁN EN EL SECTOR INMOBILIARIO? A SU JUICIO, ¿CÓMO CREE QUE EVOLUCIONARÁ EL SECTOR EN 2020?

España es una gran alternativa de inversión para los agentes globales del sector. Cuando nos ven, perciben una economía sólida, que continúa al frente de las principales de la zona euro con un crecimiento situado en torno al 2%. El nuevo gobierno que llegue no cambiará esta percepción.

En los últimos cuatro años hemos celebrado el mismo número de elecciones, las dos principales ciudades del país han sido gobernadas por consistorios, a priori, alejados de las políticas económicas liberales y, sin embargo, ambas han protagonizado grandes operaciones y son mercados que han seguido creciendo a niveles muy destacables. Lo mismo ocurre en nuestro vecino Portugal, donde una coalición de partidos similar a la potencial entre PSOE y Unidas Podemos ha sabido legislar de tal forma que ha inspirado confianza en los mercado y sabido mantener la inversión en su mercado inmobiliario.

Esta es la senda a seguir en España, que el nuevo gobierno sea capaz de dar la tranquilidad y fiabilidad para que este país siga siendo foco de interés internacional. Lo que implica que no se cambie lo que ya funciona y que se pueda garantizar que no se alterarán las normas de juego a mitad del partido. Somos positivos de cara al año que viene. Esperamos poder continuar creciendo en nuestra transformación hacia una empresa tecnológica y digital que provee servicios al sector inmobiliario.

El mercado Español sigue siendo una de los que crece a tasas más altas de entre la economías de la zona euro. Nuestras ciudades, forma de vida y la calidad de nuestras universidades y escuelas de negocio han creado un caldo de cultivo perfecto para la atracción de nuevo talento y de empresas. Asimismo, el mercado se esta adaptando a nuevas formas de vida, lo que supondrá una oportunidad para continuar creciendo en todo el segmento living.

¿QUÉ CAMBIOS QUE AFECTAN AL ÁMBITO INMOBILIARIO SE DEBERÍAN AFRONTAR PARA QUE EL MERCADO ESPAÑOL MANTENGA Y SI ES POSIBLE AUMENTE EL INTERÉS DE LOS INVERSORES NACIONALES E INTERNACIONALES?

El inmobiliario es uno de los mercados más activos que hay en cuanto a su transformación. La forma en la que trabajamos hoy dista mucho de cómo lo hacíamos hace una década y los retos que tenemos de cara los próximos años harán que alcancemos un servicio inimaginable ahora mismo. Como empresa especializada en la prestación de servicios, nuestra obligación y principal reto es reinventarnos de forma continua, de tal manera que seamos disrruptores en la forma de trabajar en el mercado y no limitarnos a seguir la estela del cambio. Por todo esto, el principal reto que debe de afrontar el inmobiliario es la transformación digital para así ser capaces de servir mejor a nuestros clientes, aportándoles nuevos servicios, más rapidez de ejecución, más y mejor información, más contrastada y mucho más confiable.

Por otro lado, cada vez gana más peso la rapidez en los procesos de inversión. Para hacer frente a la demanda de mayor agilidad en todos los tiempos, es necesario un impulso por parte de la totalidad de los agentes del mercado, desde los públicos hasta los privados. Nosotros, la empresas, tenemos que ser capaces de alcanzar los plazos que nos piden nuestros clientes y las instituciones deben llevar a cabo esfuerzos para aligerar de trabas burocráticas que añaden tiempos innecesarios. Estamos envueltos en una burocracia administrativa que está impidiéndonos competir en igualdad de condiciones con otros mercados. Este sería un paso vital para elevar la competitividad de España frente al resto de los mercados inmobiliario de Europa.

¿QUÉ SEGMENTOS SERÁN, A SU JUICIO, MÁS PROTAGONISTAS EN 2020? ¿CREE QUE LOS LLAMADOS ACTIVOS ALTERNATIVOS GANARÁN CUOTA DE MERCADO?

Los segmentos tradicionales mantendrán una cuota de protagonismo durante el próximo año. Aunque, bien es cierto que hay activos alternativos que ganarán peso en el futuro. En el retail, por ejemplo, no vemos que vaya a suceder una recuperación de los niveles de inversión de hace unos años, este es un sector sobre el que todavía pesan temores de su adaptación al e-commerce, pero, sin embargo, observamos que aquellos espacios comerciales que han sabido adaptarse a las nuevas tendencias están sabiendo capear el temporal. Hoy una gran mayoría de centros comerciales rehabilitados están en cifras record de afluencia, de facturación y de gasto por visitante. El residencial y las oficinas se mantendrán en volúmenes positivos, condicionados por la cuantía de la oferta en el mercado. Lo mismo sucede con nuestras perspectivas para el segmento logístico, que seguirá acaparando un gran apetito inversor, impulsado por las nuevas tendencias de consumo y los avances tecnológicos.

Estas nuevas formas de consumo son un ejemplo del cambio que experimentamos en nuestras formas de vida. Por ejemplo, cada vez es más común buscar una formación lejos de casa, lo que impulsa el interés de estudiantes y padres de que sus hijos vivan en una condiciones óptimas e institucionalizadas que potencien la experiencia, dando paso al auge de las residencias de estudiantes modernas. También, cada vez somos más nómadas en nuestra vida laboral y menos estancos, haciendo necesario ser capaces de trabajar y dormir en ciudades distintas en las que no pasaremos plazos temporales lo suficientemente prolongados como para comprar casa u oficina; lo que da pie a la irrupción de los colivings y coworkings. Una vez más, la falta de desarrollo administrativo impide que se de un boom en el mercado de colivings tal y como ya ha ocurrido en muchas ciudades europeas.

Entre estas tendencias, creemos que ganará protagonismo en el sector residencial el PRS, el de las viviendas en alquiler en manos de operadores institucionales. El mercado de la vivienda en España sigue muy atomizado, con más del 95 % en manos de particulares y un peso casi testimonial de operadores institucionales. A esto se suma el hecho de que los jóvenes y trabajadores itinerantes tienen preferencia por el alquiler por las oportunidades que brinda en cuanto a calidad del activo, situación y libertad de movimiento. Con esto en consideración y con el apetito institucional por España, esperamos ver operaciones de residencial en alquiler en 2020.

LA CONSULTORÍA HA CAMBIADO MUCHO DURANTE Y SOBRE TODO TRAS LA CRISIS INMOBILIARIA ¿HACIA DÓNDE EVOLUCIONARÁ EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?, ¿QUÉ FACTORES SERÁN, EN SU OPINIÓN, DETERMINANTES EN ESTE PROCESO?

Este sector se ha profesionalizado. La crisis inmobiliaria ha dado pie a ello con la entrada de nuevos actores y estrictas políticas de cumplimiento, solvencia y transparencia. Todo en un proceso que se suma a la disrrupción tecnológica y que ha provocado que ya no se hagan las cosas de la misma manera. La disrupción digital puede ser una amenaza o una oportunidad para el sector. Cada uno sabrá cómo gestionar esta megatendencia que hoy es imparable para cualquier sector de actividad económica.

Nosotros arrancamos con un proceso de transformación hace cuatro años, aspirando a convertirnos en una empresa digital que presta servicios inmobiliarios más que una consultora inmobiliaria tradicional.

Continuamos en ese proceso y lo seguiremos haciendo ya que entendemos el cambio como algo continuo, en donde un reto surge tras haber alcanzado el hito anterior. Un ejemplo, de cara a desarrollar nuestra propia tecnología, hemos hecho de los datos y la tecnología nuestro principal driver, haciendo que sea parte de nuestro día a día en todas nuestras áreas de negocio