ADOLFO RAMÍREZ ESCUDERO

02/01/2020

Foto-ARE.jpg

¿CÓMO VALORA EL COMPORTAMIENTO DEL SECTOR EN 2019?

Según las previsiones de CBRE, 2019 será un año marcado por la intensa actividad en el mercado inmobiliario español, con unas cifras de inversión directa en línea con las del pasado año. La compraventa de activos inmobiliarios, excluyendo las operaciones corporativas que registraron en 2018 niveles excepcionales, podría situarse alrededor de los 12.000 millones de euros. Para alcanzar esta cifra deberían cerrarse antes de que acabe el año algunas de las grandes operaciones que están en curso. Estaríamos, por tanto, ante el séptimo ejercicio consecutivo con niveles anuales de inversión directa por encima de los 10.000 millones de euros.

LA CELEBRACIÓN DE LAS ELECCIONES GENERALES DE NOVIEMBRE Y LA POSIBILIDAD DE CONTAR CON UN NUEVO GOBIERNO A LA VISTA ¿CÓMO CREE QUE INFLUIRÁN EN EL SECTOR INMOBILIARIO? A SU JUICIO, ¿CÓMO CREE QUE EVOLUCIONARÁ EL SECTOR EN 2020?

Prevemos que 2020 sea otro ejercicio positivo para el sector inmobiliario español, marcado por la captación del interés de los inversores y el atractivo de los activos. El contexto de ralentización del crecimiento económico a nivel global en el que nos encontramos puede implicar una mayor prudencia en las decisiones de inversión. Esto se traduciría en ritmos de actividad más pausados, pero en ningún caso negativos. Por otro lado, la estabilidad política en España será esencial para continuar con los buenos datos que viene registrando el sector inmobiliario español.

¿QUÉ CAMBIOS QUE AFECTAN AL ÁMBITO INMOBILIARIO SE DEBERÍAN AFRONTAR PARA QUE EL MERCADO ESPAÑOL MANTENGA Y SI ES POSIBLE AUMENTE EL INTERÉS DE LOS INVERSORES NACIONALES E INTERNACIONALES?

El reto más inmediato al que se enfrenta el sector inmobiliario es adaptar su actividad a las nuevas realidades que surgen de un mundo en continua transformación. Para ello, la industria debe abordar este cambio alejándose de la visión cortoplacista de la rentabilidad económica, y explorando otros modelos enfocados en la utilidad de los inmuebles para sus ocupantes. La incorporación de la tecnología y la digitalización de los procesos es clave en un contexto de usuarios y ocupantes de espacios que disfrutan de la omnicanalidad y la hiperconectividad.

EN SU OPINIÓN, ¿EN QUÉ MOMENTO DEL CICLO NOS ENCONTRAMOS? ¿CÓMO VE EL COMPORTAMIENTO A CORTO Y MEDIO PLAZO DE LOS DIFERENTES MERCADOS?

A pesar del contexto de bajos tipos en toda Europa y de elevada liquidez en el mercado, los activos españoles siguen teniendo el suficiente recorrido para atraer el interés del inversor. Consideramos que este es el resultado del favorable contexto macroeconómico, con relación al resto de Europa, y del compromiso del sector para asentar las bases a largo plazo de su propia sostenibilidad y profesionalización. Los datos del sector en 2019 ponen de manifiesto la consolidación de España como un destino atractivo para la inversión y de confianza para el capital nacional e internacional.

Para el próximo año, si se mantienen los fundamentales del mercado actuales, esperamos un ejercicio favorable para el sector inmobiliario español. Otros factores potencialmente desestabilizadores seguirán estando presentes, aunque de momento no vemos que tengan impacto en el apetito del inversor en el inmobiliario español.

¿QUÉ SEGMENTOS SERÁN, A SU JUICIO, MÁS PROTAGONISTAS EN 2020? ¿CREE QUE LOS LLAMADOS ACTIVOS ALTERNATIVOS GANARÁN CUOTA DE MERCADO?

El próximo año seguiremos pendientes de la evolución de las actividades que han tenido mayor protagonismo y relevancia este 2019: el elevado interés por el producto de oficinas, y el ascenso del Built to Rent en residencial. Por un lado, destaca la evolución positiva del mercado de alquiler de espacios de oficinas, tanto en Madrid como en Barcelona. Desde CBRE, prevemos que la inversión directa en este segmento supere los 3.000 millones de euros en 2019. En 2018 se alcanzaron los 2.800 millones.

En el segundo caso, la inversión directa en residencial para alquiler podría superar los 2.000 millones de euros, lejos de los 900 millones de euros de 2018. Factores como la movilidad laboral y la dificultad en el acceso a la financiación para ciertos segmentos de la población están contribuyendo a que la cuota de alquiler en España, cercana al 24%, se esté acercando a la media europea, situada en torno al 33%.

LA CONSULTORÍA HA CAMBIADO MUCHO DURANTE Y SOBRE TODO TRAS LA CRISIS INMOBILIARIA ¿HACIA DÓNDE EVOLUCIONARÁ EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?,¿QUÉ FACTORES SERÁN, EN SU OPINIÓN, DETERMINANTES EN ESTE PROCESO?

La consultoría inmobiliaria del futuro debe enfocarse en dar respuesta a las nuevas necesidades que demandan los ocupantes. La industria debe reflejar y dar soluciones a esta nueva situación menos compartimentada, donde los espacios deben fomentar la generación de relaciones, experiencias o ideas.

Como sector, debemos implicarnos en el desarrollo de mejores entornos, incluso ciudades, siendo parte activa de la solución a los desafíos energéticos, medioambientales o de movilidad. Sin embargo, no debemos perder de vista la necesidad de atraer el interés de los inversores con producto de calidad y adaptado a sus necesidades de inversión.

¿CÓMO SE POSICIONA SU COMPAÑÍA EN ESTE PROCESO?

Nuestro nuevo plan estratégico, que pretende incorporar todos los factores que encarnan en nuestra opinión lo que debe ser la consultoría inmobiliaria del futuro, es un reflejo del posicionamiento de CBRE para alcanzar una industria más en sintonía con la sociedad, explorando otros modelos centrados en la utilidad de los inmuebles para sus ocupantes.