La justicia alemana declara inconstitucional el techo a los alquileres en Berlín

13/03/2020

Blog-Berlin-move.jpg

La Audiencia elevó el caso al Tribunal Constitucional

La Audiencia del Eatado de la ciudad-estado de Berlín ha declarado inconstitucional fijar un precio máximo a los alquileres. Una iniciativa que impulso el Gobierno alemán con la intención de frenar el alza desorbitada de los precios de alquiler y garantizar el acceso a la vivienda en la capital.

La sentencia recoge que la Audiencia considera que “las disposiciones legales del techo de los alquileres son formalmente inconstitucionales, ya que el estado federado de Berlín carece (como los demás estados federados) de competencia legislativa a este respecto".

De este modo, la Audiencia elevó el caso al Tribunal Constitucional para que sea ese organismo el que se pronuncie.

La ley para congelar los alquileres entró en vigor pasado día 23 de febrero, sin esperar a la resolución de los procesos judiciales iniciados por las asociaciones de propietarios, que veían en la medida una violación de la propiedad privada y de su libertad a disponer de ella.

El techo de los alquileres, previsto inicialmente para cinco años, fijó el máximo en los 9,80 euros por metro cuadrado, muy por debajo de los precios de mercado, y además con carácter retroactivo, obligando a los propietarios de bajar los precios y devolver la diferencia al inquilino. La medida afecta a 1,5 millones de viviendas en la capital alemana, con el 85 % de su población en régimen de alquiler.

La ley también estableció que los infractores podrían tener que hacer frente a multas de hasta 500.000 euros y los inquilinos podrían acudir a los tribunales para que se les aplique la congelación de precio.

Esta sentencia se muestra en contra de lo que esperaba el tripartito de izquierdas de Berlín, ya que la responsable de Desarrollo urbano de Berlín, Katrin Lompscher, declaró hace unos días que “estamos tranquilos pese a que la ley aún debe ser revisada en los tribunales”.

Respecto a España, esta ley cuenta con Unidas Podemos como sus simpatizantes, ya que defiende que este modelo se aplique en ciudades como Madrid o Barcelona, donde los alquileres han protagonizado fuertes subidas.