La Junta de Andalucía compra Palmas Altas a Abengoa por 70 millones de euros

Campus-Palmas-Altas-Abengoa.jpg Campus Palmas Altas, en Sevilla, sede de Abengoa.

El gobierno andaluz ha formalizado la compra a Abengoa del campus Palmas Altas, sede de la multinacional en Sevilla, y de dos parcelas anexas, por un montante total de 70,6 millones de euros con el objetivo de levantar allí la futura Ciudad de la Justicia sevillana


En total, la administración andaluza ha adquirido siete edificios de entre dos y cuatro alturas, diseñados por el arquitecto británico Richard Rogers (fallecido recientemente), que fueron inaugurados en 2009 por los reyes Juan Carlos y Sofía. Abengoa empleó 132 millones de euros en levantar este complejo de 96.000 m2, de los cuales 45.000 m2 son oficinas y el resto espacios verdes y equipamiento.

Además, ha comprado una parcela de 9.900 m2, contigua al campus Palmas Altas, en la que se ubica una zona de aparcamientos en superficie con 1.180 plazas, que podrá ampliarse bajo rasante con la construcción de dos plantas sótano.

La operación se completa con la adquisición de una tercera parcela edificable, de 22.000 m2, en la que tiene proyectado levantar un nuevo edificio para incrementar la superficie construida de la Ciudad de la Justicia. Así, en total, el complejo superará los 217.000 m2 cuando esté ejecutado en su totalidad.

La operación, que evita el concurso de acreedores de la empresa Centro Tecnológico Palmas Altas, filial de Abengoa, que destinará el dinero de la venta a pagar su deuda a un pool de bancos, incluye un acuerdo por el que la multinacional española podrá continuar desarrollando su actividad en dos de los edificios del complejo en régimen de arrendamiento durante un máximo de 3 años.

Palmas Altas está situado en la zona sur de Sevilla, entre la ronda de circunvalación SE-30 y la carretera Sevilla-Buenavista, junto a un centro comercial y zona de expansión de viviendas. Su diseño y características posibilitaron que el conjunto arquitectónico recibiera varios premios, como el Excelence in Desing del American Institute of Arquitects y el premio RIBA European Awards así como la certificación Leed Platino, la más alta de las cuatro categorías creadas por el Building Council de Estados Unidos, convirtiéndose en 2009 en el primer edificio en obtenerla.