Juanjo Bueno

En los años de bonanza inmobiliaria, el ritmo frenético que marcó la construcción contrastó con la escasa actividad investigadora de las empresas del sector. La crisis posterior, lejos de arreglar la situación, confirmó este modelo sistemático de trabajo carente de novedades constructivas. Tendría que llegar, entre otras tecnologías punteras, el BIM (Building Information Modeling) y la ya casi olvidada impresión 3D, para refundir un sector que en esos momentos sufría los embates críticos de la ciudadanía.

Hoy, en cambio, podemos decir que la innovación está en el ADN de las promotoras y constructoras. La mejora por la sostenibilidad y la eficiencia energética en las edificaciones son algunas de las razones que han motivado estos avances y la investigación de nuevos materiales.

INBISA Construcción cuenta, por ejemplo, con una Oficina Técnica y un Departamento de Innovación a través de los que ha puesto en marcha varios proyectos de I+D+I en consorcio con instituciones públicas y otras entidades sobre innovación en sistemas constructivos y materiales.

Uno de ellos es el proyecto SUBUILD, cuyo objetivo principal es desarrollar una nueva viga bifuncional y un gestor inteligente de obra para la ejecución de sótanos bajo edificios existentes que se encuentren en uso, permitiendo un sistema constructivo viable y con un plazo de ejecución de obra muy reducido.

La misma constructora ha apostado desde sus inicios por el BIM. Buena prueba de ello son los proyectos VIMAE y LEAN BIM. Mientras que el primero se basa en la creación de una plataforma web para el mantenimiento y control de las instalaciones de edificios industriales basado en este modelo, el segundo proyecto tiene como objetivo principal el desarrollo de una plataforma BIM en la nube para la gestión del conocimiento de obras de construcción. “Esta plataforma permitiría integrar en un modelo centralizado la información de distinta naturaleza que se genera a lo largo del proceso de construcción, hasta que el edificio construido entra en funcionamiento”, asegura Argimiro Martín, director de la Oficina Técnica de INBISA Construcción.

En el departamento Técnico de AEDAS Homes también están muy implicados en el desarrollo de nuevos materiales y sistemas que aparecen constantemente en el sector de la construcción residencial. Para ello cuentan con un responsable de Calidades y Compras que se encarga de mantener una continua actualización de los nuevos materiales y sistemas que salen al mercado para que puedan ser implementados en sus promociones.

«Asistimos continuamente a ferias y conferencias para estar informados de todos los avances. Y aunque no testeamos directamente –no tenemos un laboratorio–, sí exigimos a los proveedores y a las constructoras unos certificados y ensayos de todos los materiales», mantiene José María G. Romojaro, director técnico de AEDAS Homes.

Un buen ejemplo de esta investigación es la nueva línea de negocio de promociones industrializadas que AEDAS lanzó a mediados de 2018, y que la ha situado en la vanguardia de la industrialización en la promoción residencial. En este sentido, desde su departamento técnico están continuamente investigando sobre lo que  hacen en otros países de Asia y Norteamérica, que van varios años por delante.

La sostenibilidad también ha sido una de las prioridades para ACR Grupo. “Desde hace una década realizamos pruebas de estanqueidad (ensayos blower-door) en nuestros proyectos, de cara a evaluar este parámetro que es muy importante para asegurar un bajo consumo energético en las viviendas”, cuenta su director de innovación Jesús Alonso.

Asimismo, esta empresa trabaja en varios proyectos, con una competente muy innovadora, que tienen como objetivo final la eficiencia energética. Una de estas iniciativas es el proyecto iACTIV, ejecutado en colaboración con la Universidad de Navarra, que promueve el desarrollo de un sistema de climatización mediante termoelectricidad. Consiste en una fachada activa, autónoma, industrializada y perfectamente compatible con fuentes de energía renovables.

ACR Grupo también cuenta con proyectos de investigación centrados en la economía circular, como el denominado Wool4Build, financiado por la Comisión Europea, que consiste en la creación de un nuevo material aislante, a partir del residuo de la industria del cuero, para su uso en construcción.

Para estudiar y analizar las distintas soluciones, esta compañía dispone de un departamento de I+D, que es responsable del desarrollo y financiación de los proyectos más innovadores.

El funcionamiento del departamento está estructurado en tres fases. La primera comprende la identificación y análisis de ideas y retos tecnológicos, que procede tanto de los propios profesionales de la empresa, como de clientes, colaboradores, universidades y centros tecnológicos.

Una vez evaluada la viabilidad de las distintas aportaciones, ACR Grupo aborda una segunda fase en la que se desarrollan, a partir de las ideas con mayor potencial de generar valor, los proyectos de I+D. Durante este proceso también se define la mejor forma de financiación del proyecto.

Por último, una vez se han obtenido los resultados del proyecto, se procede a la protección del activo generado (en caso de ser necesario) y se plantea un plan de implementación de dichos resultados, a ejecutar junto con las unidades productivas de la compañía involucradas.

La innovación es también el método elegido por Vía Célere para intentar aportar los más altos estándares de eficiencia energética a sus promociones. “Para ello, contamos con una rigurosa selección de los materiales incorporando las tecnologías más innovadoras, como la ventilación de doble flujo, y las renovables, destacando la geotermia, a nuestros edificios”, apunta Miguel Pinto, director general de Estrategia de la compañía.

Vía Célere cuenta con un Departamento de Innovación Tecnológica, área que además tiene una fábrica propia donde poder probar los distintos materiales a utilizar, así como su puesta en obra.

Esta vigilancia tecnológica tiene lugar desde la fundación de la compañía en 2007 y ha tenido resultados notables, como son los materiales foto luminiscentes, piedras flexibles o cerámicas que superan los 3 metros de longitud. [ ]

N.º 97 – Marzo – Abril 2019