Renta Corporación perdió 8,8 millones de euros en 2020

Renta-Corporación-1 Renta Corporación ha acabado 2020 alcanzando unos ingresos de 46,1 millones de euros.

La inmobiliaria cierra un ejercicio marcado por la crisis sanitaria, que ha provocado el retraso en la materialización de las operaciones previstas


La pandemia de la COVID-19 ha hecho perder a Renta Corporación 8,8 millones de euros en 2020. Según la inmobiliaria, la crisis sanitaria ha provocado la paralización del mercado de inversión y el retraso en la materialización de las operaciones que la compañía tenía previstas, además de una menor inversión en nuevos proyectos. Así, la firma ha acabado 2020 alcanzando unos ingresos de 46,1 millones de euros.

La empresa ha cerrado el ejercicio con un nivel de apalancamiento sostenible del 38%. La deuda financiera neta ha caído un 26% hasta los 47,5 millones de euros, con una reducción superior al 20% de la deuda a corto plazo como consecuencia de las ventas del ejercicio y una menor actividad inversora.

Asimismo, Renta Corporación ha seguido una estrategia de diversificación de las fuentes de financiación durante el año pasado. En este sentido, en el mes de mayo la compañía renovó su plan de pagarés y entró, en el último trimestre, en el programa de compra directa de pagarés del ICO. Además, la cartera de negocio con la que cuenta la inmobiliaria a cierre de ejercicio es de 129,8 millones.

Previsiones de negocio para los próximos ejercicios

La crisis y sus efectos prolongados han causado que la compañía se plantee una reestimación de sus objetivos. El plan de Renta Corporación para 2021 prevé una visibilidad del negocio transaccional considerablemente alta debido a la cartera de negocio con la que ha terminado el año pasado, mientras que el negocio patrimonial atisba recuperar una parte considerable del nivel de inversión a partir del segundo trimestre de 2021.

Por último, la inmobiliaria ha anunciado también la convocatoria de su Junta General de Accionistas para el próximo 21 de abril, donde se pondrán sobre la mesa los principales puntos de la orden del día. Entre ellos está la entrada del inversor Grégoire Bontoux en su Consejo de Administración, miembro de la familia fundadora de Carrefour. Bontoux ha ido adquiriendo paquetes accionariales en los últimos meses que le han hecho alcanzar una posición del 5% en el capital de la firma.