Oficemen aboga por mantener la actividad de todas las obras actuales

25/03/2020

Aniceto-ZARAGOZA_Oficemen.jpg director general de la Agrupación de fabricantes de cemento de España (Oficemen), Aniceto Zaragoza

Oficemen apoya a CEPCO en su petición de no paralizar las obras

El director general de la Agrupación de fabricantes de cemento de España (Oficemen), Aniceto Zaragoza, ha asegurado que es de suma importancia que todas las obras actuales, incluidas la de infraestructuras, mantengan su actividad, “si queremos que nuestro país esté preparado en la salida de esta crisis; insisto, con todas las medidas de seguridad y sometidos a inspecciones al respecto”, según ha comentado a Observatorio Inmobiliario.

En este sentido, Zaragoza ha apoyado la petición de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO), que insiste en no paralizar las obras, “reforzando, por supuesto, las inspecciones relativas al cumplimiento de las medidas sanitarias que garanticen la completa seguridad de los trabajadores”, explica.

Por otro lado, ha solicitado que toda la cadena de valor de los materiales de construcción, en la que se incluye la industria cementera, quede también protegida si se producen paros en las obras a causa de la crisis COVID-19.

Zaragoza ha señalado que de acuerdo con el artículo 34 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, “solo el contratista principal queda protegido a la hora de parar sus procesos”.

A la hora de valorar las medidas tomadas por el Gobierno, Zaragoza prefiere ser cauto y ha puntualizado que hay obras operativas, al igual que en otros países de nuestro entorno, y, por tanto, la producción de cemento, aunque se está debilitando, aún prosigue.

En este sentido, desde Oficemen recuerdan que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en respuesta a consultas formuladas en relación con el estado de alarma, ha dicho textualmente que “el tráfico de camiones de áridos, cemento y hormigones está permitido, al no haberse prohibido las obras a las que transportan dichos materiales ni el transporte para garantizar el abastecimiento. No es obligatorio el cierre de las obras, pues no se ha suspendido expresamente esa actividad”.

“Evidentemente, la seguridad y salud de los trabajadores es una prioridad para las empresas cementeras, por lo que se han activado protocolos que garantizan las condiciones de trabajo seguras para los trabajadores de fábrica y modalidades de teletrabajo para gran parte de los empleados de servicios generales”, finaliza Zaragoza.