Los ingresos de Lar España aumentaron un 15% y el beneficio recurrente un 30% en 2020

Gran Vía de Vigo.jpg Centro comercial Gran Vía de Vigo, propiedad de Lar España.

Ha renegociado contratos equivalentes a casi la totalidad de la superficie alquilable, manteniendo un 95,5% de ocupación a final de año


Lar España ha elevado un 15% sus ingresos en 2020, desde 81,1 millones hasta 93,3 millones de euros. En términos anuales equivalentes, excluido el centro comercial Lagoh en Sevilla, abierto el 27 de septiembre de 2019, los ingresos habrían aumentado un 2%. El EBITDA fue de 69,7 millones de euros, con una subida del 18%, y el beneficio neto recurrente alcanzó 53,7 millones, un 30,3% más que los 41,2 millones obtenidos en 2019.

En términos anuales, incluidos los meses de confinamiento, los centros y parques comerciales de la compañía recibieron 63,9 millones de visitas, lo que supone una evolución 11,8 puntos porcentuales mejor que la media sectorial. Las ventas declaradas todo el año en sus centros ascendieron a 696,1 millones de euros. Durante la tercera ola, la superficie abierta de sus centros ha asumido las distintas restricciones autonómicas. A día de hoy se sitúa en el 72,6% del total.

La valoración independiente de los activos de Lar España fue de 1.475 millones de euros al cierre de 2020, con un ajuste anual del 4,9%, o de solo el 2% respecto al primer semestre de 2020. La reducción de 76 millones de la valoración hace que el resultado total del periodo refleje unas pérdidas contables de 53,7 millones de euros, sin repercusión práctica ni en la caja ni en la política de dividendos de la compañía. El resultado recurrente del ejercicio fue un beneficio de 53,7 millones de euros, con un incremento del 30,3%.

“Hemos priorizado la seguridad de profesionales y clientes y protegido los intereses de nuestros accionistas. Fuimos los primeros en definir y certificar espacios seguros, con zonas de tránsito y espacios abiertos capaces de prevenir y reducir los riesgos sanitarios, en un nuevo modelo que será clave para la normalización de la vida social y la actividad comercial", se ha mostrado satisfecho José Luis del Valle, presidente del Consejo de Administración de Lar España. "Hemos cuidado y estrechado la relación con nuestros inquilinos y contamos con un modelo diferencial y atractivo que nos permite proteger nuestro valor e ingresos. Hemos preservado la caja y fortalecido el balance para salir reforzados de la crisis sanitaria y afrontar el futuro con optimismo. Además, hemos estado permanentemente comprometidos con la sociedad, desarrollando múltiples iniciativas solidarias y responsables con el medio ambiente y el gobierno corporativo. La compañía y todos sus equipos han realizado un trabajo ímprobo, que nos permite proponer ahora, con cargo al ejercicio 2020, el pago de un dividendo significativo, otra de nuestras características diferenciales, manteniendo, a la vez, la necesaria prudencia que este tipo de situaciones exige”.

La ocupación se mantuvo en el 95,5% y a lo largo del ejercicio se renegociaron uno a uno contratos de alquiler equivalentes a la casi totalidad de la superficie alquilada. Los descuentos acordados representarán un importe total de 22 millones de euros. A cierre de 2020, Lar España mantiene un nivel de caja elevado, de 140 millones de euros, que se ha visto reforzado con 59 millones de euros adicionales, hasta casi 200 millones de euros, tras la venta anteayer al fondo de inversión Blackbrook de 22 locales comerciales arrendados a Eroski.

Dicha operación ha supuesto también la reducción del apalancamiento hasta el 39,4%, con un coste medio del 2,2%, un 96% del mismo a tipo fijo. La compañía ha prorrogado hasta el 14 de abril de 2021 su programa de recompra de acciones, cuya finalidad es incrementar la rentabilidad de los accionistas gracias a la posterior amortización de las acciones adquiridas. El importe máximo asignado es de 45 millones de euros o un máximo de 4,5 millones de acciones, de las que hasta el momento se han recomprado el 68%.

El Consejo ha elevado a la Junta de Accionistas la aprobación de un dividendo a cuenta de los resultados de 2020 de 31 céntimos de euro por acción, hasta un importe total de 27,5 millones de euros, con una rentabilidad del 6,7%.