Vía Célere impulsa una ciudad más sostenible

  • La compañía ha presentado su primer proyecto plurifamiliar 100% industrializado, el primero de una gran promotora, que aumenta la eficiencia de la construcción
  •   Este proceso también reduce el tiempo de obra, optimiza el uso de materiales y agua, genera menos escombros y disminuye las molestias a los vecinos
  •  La compañía también ha creado un nuevo diferencial llamado Célere Cities enfocado en contribuir a crear ciudades y entornos urbanos más sostenibles Vía

Vía Célere es una compañía que siempre ha mostrado su compromiso por mejorar la sostenibilidad del entorno en que opera. En este sentido, se ha mantenido a la vanguardia de la investigación para conseguir que sus promociones tuviesen la mayor eficiencia energética…

 

El valor de un proyecto sostenible

Leyre Octavio de Toledo

Directora Ejecutiva División Arquitectura, Savills Aguirre Newman

La sostenibilidad de los edificios de oficinas se ha convertido en un factor clave de diferenciación y responsabilidad social corporativa, hasta tal punto que muchas empresas sólo buscan activos e implantan sus sedes en edificios con certificación sostenible.

Así lo podemos afirmar desde Savills Aguirre Newman, donde percibimos de primera mano el pulso del mercado desde todos los ángulos y fases del ciclo inmobiliario, desde inversión y comercialización o valoración, a arquitectura, project management, sostenibilidad o facility management.

Hasta hace poco tiempo la sostenibilidad no se valoraba porque era una característica intangible que implicaba invertir en costosas tecnologías y materiales, afianzando la percepción general de que lo “verde” era más caro y accesorio. Con esta conclusión, un inversor descartaba invertir tiempo y dinero en una certificación al considerarla un sello sin más…

 

El reto de Implementar las tecnologías existentes

Jesús Alonso Pérez

Director de innovación de ACR Grupo

Estamos viviendo una época en la que los grandes retos, que como sociedad debemos afrontar, han tomado un cariz tan inmediato como multidisciplinar, en el que el sector de la construcción tiene que jugar un papel muy importante. No puede ser de otra forma. La suma de muchos factores como la masiva concentración de la población en las grandes ciudades (se calcula que en 2050 más del 80% de las personas vivirán en una gran ciudad), el envejecimiento de esa población o la necesidad de contar con soluciones efectivas, tanto para mitigar el cambio climático, como para adaptarse a sus consecuencias, hará que se espere mucho de nosotros. Es una responsabilidad que, en mi opinión, no debemos afrontar como una obligación, sino como una oportunidad de plantear una nueva forma de entender el negocio y, al mismo tiempo, actuar de forma sostenible y comprometida.

Por supuesto estamos dando pasos en este sentido, aunque, en muchas ocasiones, no se perciben estos avances. Quizás esta percepción se deba a que se trata de un problema complejo, de largo recorrido, en el que los resultados medibles se obtendrán a medio-largo plazo…

 

La apuesta del sector por la investigación de nuevos materiales y sistemas constructivos

Juanjo Bueno

En los años de bonanza inmobiliaria, el ritmo frenético que marcó la construcción contrastó con la escasa actividad investigadora de las empresas del sector. La crisis posterior, lejos de arreglar la situación, confirmó este modelo sistemático de trabajo carente de novedades constructivas. Tendría que llegar, entre otras tecnologías punteras, el BIM (Building Information Modeling) y la ya casi olvidada impresión 3D, para refundir un sector que en esos momentos sufría los embates críticos de la ciudadanía.

Hoy, en cambio, podemos decir que la innovación está en el ADN de las promotoras y constructoras. La mejora por la sostenibilidad y la eficiencia energética en las edificaciones son algunas de las razones que han motivado estos avances y la investigación de nuevos materiales…

 

 La falta de coherencia normativa impide que la edificación sostenible se consolide

José Almagro

Director general de Sto Ibérica

 Más de la mitad de la población mundial vive actualmente en zonas urbanas. Una cifra que, tal y como estima un nuevo informe de la ONU, aumentará un 13% de cara a 2050. Ante este incremento, la preocupación por las emisiones y el gasto energético de los edificios, culpables de aproximadamente el 40% de la contaminación en las grandes ciudades, se ha convertido en uno de los puntos de interés de la agenda nacional, europea e internacional.

Un claro ejemplo lo encontramos en la directiva europea que, desde enero de este mismo año, obliga a todos los países de la región a que la totalidad de sus edificios públicos de obra nueva sean de consumo casi nulo (ECCN), y a que partir de 2021 cumplan también este criterio el resto de nuevas construcciones. Una exigencia que, sin embargo, todavía tiene varios retos por enfrentar en nuestro país…

 

N.º 97 – Marzo – Abril 2019