Vivienda en Valencia: ralentización de la demanda y ajuste en los precios en 2020

08/07/2020

Valencia-1.jpg Ciudad de Valencia.

CBRE prevé de cara a 2020 una caída más importante de las compraventas de vivienda y de la demanda extranjera debido a la crisis del COVID-19

El mercado residencial de Valencia, que ya mostró signos de debilitamiento de la demanda en 2019, se enfrentará previsiblemente este año a una nueva ralentización en las compraventas de vivienda a causa de la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, según las previsiones de CBRE, que anticipa además un ajuste en los precios, principalmente, de la segunda mano.

Según el informe “Claves del mercado residencial en España 2020”, la demanda de vivienda en Valencia el año pasado registró un retroceso interanual del 6%, hasta las 32.923 unidades. En la ciudad de Valencia se transaccionaron 10.209 viviendas, un 11% menos que en 2018. Este dato supone más de un cuarto de las viviendas de la provincia. Sobre las previsiones para este año, José Ángel Sospedra, director regional de CBRE Valencia, comenta que “esta situación se ajustará aún más tras el impacto de la pandemia, y en particular por el descenso de la demanda extranjera en la provincia”.


CBRE vivienda 1.JPG

Por su parte, la compraventa de vivienda nueva, con un peso del 6% sobre el total, aumentó en la provincia de Valencia un 4% hasta las 1.875 unidades. La ciudad de Valencia registró un tercio de las transacciones de vivienda nueva de la provincia, tras alcanzar las 697, un 172% más que en 2018. Desde 2013, las transacciones de vivienda nueva aumentaron significativamente, más del 100% en los municipios de Aldaia, Sagunto, Xeresa, Olleria y Puig.

Importante incremento de la oferta

En cuanto a la oferta, el informe señala que el volumen de vivienda terminada (tanto libre como protegida) en 2019 creció un 116% respecto al año 2018, superando las 1.720 unidades. En los últimos tres años, la oferta de vivienda se triplicó (220%) en la provincia de Valencia, y se observó una buena absorción del stock de vivienda nueva.

Por otra parte, el volumen de visados de obra nueva, reforma y ampliación concedidos en la provincia y en la ciudad de Valencia ha recuperado el nivel de 2009, y el pasado año aumentó un 29% hasta los 6.627. Desde 2016, el volumen de visados de obra se ha duplicado (130%). En la ciudad de Valencia, crecieron un 19% en 2019 (3.255), representando casi la mitad (49%) del volumen de visados de la provincia.

Los proyectos de obra nueva de la capital se concentran en los distritos Benicalap al norte, así como Quatre Carreres, Malilla y Patraix situados al Sur. Los próximos desarrollos de expansión se sitúan tanto en el PAI de Quart de Poblet y Parc Central en Torrent dentro del área metropolitana de la ciudad como en la zona de Las Moreras junto al cauce del río Turia y el puerto de Valencia

Los precios suben en Valencia por encima del promedio nacional

En términos de precio, CBRE confirma que la vivienda en Valencia se encareció más que en el conjunto nacional al incrementarse el valor tasado promedio un 5% hasta algo más de 1.182 euros/m2 mientras que en España aumentó un 3%. Este comportamiento está alineado con el experimentado en los últimos años, ya que entre 2014 y 2019 el precio de la vivienda en Valencia subió un 11% por la fuerte demanda y una oferta limitada, mientras que la media de ascenso nacional en el mismo período ha sido del 12,5%.


CBRE vivienda 2 precios.JPG

En la capital valenciana, con el precio más alto, el crecimiento interanual de los precios el año pasado fue aún mayor, del 14% hasta los 1.439 euros/m2. Desde 2014, Valencia ha experimentado el mayor crecimiento, seguido de los municipios de Paterna, Mislata, Burjassot, Alaquàs y Xirivella, colindantes a Valencia, con tasas de crecimiento superiores al 10%.

“En la situación de post COVID-19 se observará un ajuste principalmente en la segunda mano y un impacto menor en la obra nueva”, anticipa Sospedra que, además, apunta a que en el ámbito del alquiler residencial “las perspectivas indican que cierta oferta turística se trasladará a alquiler convencional como consecuencia de la situación del COVID-19, lo que podría atenuar la tensión en las rentas de alquiler experimentadas en los últimos años”. Entre 2013 y 2019, la alta demanda turística en Valencia ha incrementado la renta de alquiler promedio anual un 46%.