Los inversores apuestan por el sector agroalimentario

Gesvalt sector agroalimentario.jpg El mercado de la tierra registró una caída de precio del 0,9% en términos nominales en 2020.

La inversión en las tierras de cultivo y agrarias se incrementará en los próximos años en Europa, siguiendo la tendencia marcada por Estados Unidos


El sector agroalimentario cuenta con un gran potencial de crecimiento en Europa, siguiendo la estela marcada por Estados Unidos. Así lo anticipa un nuevo informe publicado por Gesvalt que analiza las tendencias de inversión existentes en este mercado.

Según el estudio de la consultora, en los últimos años los fondos de inversión han comenzado a apostar con firmeza en Europa por este tipo de activo, que ha dejado de ser un elemento residual de las carteras más conservadoras a convertirse en un segmento que empieza a considerarse para obtener rentabilidad. Además, el documento señala que, aunque la tendencia ya se había detectado, sobre todo en el continente americano con inversiones de grandes magnates como Bill Gates (Microsoft), Jeff Bezos (Amazon) o Ted Turner (CNN) entre otros, recientemente esta evolución se ha extendido a Europa.

El principal motivo de este creciente interés es la previsión de que poblacional mundial aumentará y, con ello, las necesidades de alimentación. De acuerdo con datos de la ONU, el número global de personas se multiplicará por cuatro hasta superar los diez mil millones en 2050. De hecho, solo en los próximos 10 años se espera, según la FAO, un aumento en las necesidades de producción de entorno al 60%.

Asimismo, el crecimiento del interés por estos activos se ha visto acentuado durante la pandemia. El atractivo general que representan los productos alimentarios, la necesidad manifiesta de inversión para su producción y el complejo entorno financiero actual, con bajos tipos de inversión y escasas oportunidades que ofrezcan gran rentabilidad, han incentivado todavía más la apuesta por este sector como un valor refugio, con una buena rentabilidad y resiliente ante las crisis.

Caída moderada del precio de la tierra durante 2020

El informe de Gesvalt también analiza la evolución que ha tenido el sector agroalimentario durante 2020. Una de las principales conclusiones es que, a pesar de ser un mercado esencial, las limitaciones a las exportaciones, que son el destino del 70% de la producción española, han supuesto una gran volatilidad y ha implicado caídas interanuales para la mayoría de los productos agroalimentarios.

Por otra parte, el año pasado se experimentó un importante incremento de la diferencia de precios del producto en origen y del producto para el consumidor final, alcanzando el 550% para los productos ganaderos y de más de un 300% en los agrarios. Esto ha implicado un freno del interés por la compra de la tierra agraria, puesto que muchos cultivos, como la patata o el brócoli, han registrado costes de producción superiores a los ingresos derivados de su venta.

En definitiva, en 2020 el mercado de la tierra registró una caída de precio del 0,9% en términos nominales y un -1,4% en términos reales, teniendo en cuenta la deflación anual del -0,5%. De la misma forma, el número de operaciones de compraventa cayó hasta mínimos similares a los años 2010 y 2011.

De cara a 2021, los expertos de Gesvalt estiman que se mantendrá la tendencia del primer trimestre del año anterior, con un enfriamiento de precios e hibernación en las compraventas, aunque con un comportamiento general positivo, impulsadas por la reactivación de las exportaciones. Sin embargo, no será hasta el último trimestre cuando se puedan extraer conclusiones sólidas sobre su comportamiento.

Sin embargo, la evolución de este sector no ha sido homogénea para todos los cultivos, ni tipos de tierras, sino que también hay casos en los que se han registrado cifras más positivas. Como ejemplo, las tierras de regadío, que durante el año 2020 apenas sufrieron fluctuaciones en sus valores y notificaron un incremento de valor del 1,4%.

Además, el informe de Gesvalt también señala una característica general de este tipo de cultivos: el ascenso fue superior en aquellas Comunidades donde los precios de sus regadíos partían de un mayor valor (Andalucía, La Rioja, Baleares y Madrid). En este contexto, el informe advierte de que está creciendo el interés de los fondos de capital riesgo, lo que también podría alterar las perspectivas en el medio plazo.