Los centros y parques comerciales llevan cerrados en Cataluña 153 días

22/02/2021

centros-comerciales.jpg El cierre de los centros comerciales podría suponer la pérdida de más de 15.000 empleos en Cataluña.

El sector ha estado cerrado dos meses más que las grandes superficies y tres más que el resto del comercio, siendo un caso único en toda Europa


Según datos de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC) este formato lleva cerrado más del 50% de los días hábiles en Cataluña desde que se decretara el estado de alarma el pasado mes de marzo.

En concreto, de los 306 días potencialmente hábiles para la actividad comercial hasta el pasado 21 de febrero, los centros y parques comerciales han estado cerrados 153, lo que supone dos meses más que las grandes superficies y tres más que el resto de comercio. Esta discriminación que sufren los comerciantes ubicados en centros comerciales, de los que el 85% son tiendas y franquicias pequeñas, podría llevar a la pérdida de más de 15.000 puestos de trabajo en Cataluña.

Desde el sector califican la situación como arbitraria e injustificada. El daño económico que se está generando a toda la cadena de valor es muy elevado, en primer lugar, a los comerciantes, pero también al resto de empresas y empleados que trabajan en parques y centros comerciales.

Para evitar agravar esta situación discriminatoria, desde el sector se pide a la Generalitat la inmediata reapertura de los centros y parques comerciales, que han demostrado desde el inicio de la crisis sanitaria que son espacios seguros y confiables y que están realizando un enorme esfuerzo económico y de personal para implementar en toda Cataluña, de manera ejemplar y sin fisuras, las medidas de seguridad y sanitarias exigidas por las distintas regulaciones, excediendo, en la mayoría de los casos, las propias recomendaciones recibidas. Se han establecido importantes controles de acceso y aforo, así como medidas de limpieza y renovación de aire, e incremento de la vigilancia, entre otras muchas medidas.

“Estamos en un momento crítico para evitar una catástrofe ya que el daño económico y patrimonial que se está causando al sector podría llevarnos a una destrucción del tejido comercial de Cataluña, que tardaría años en recuperarse y al cierre de muchos establecimientos, con la consiguiente pérdida de empleo. La situación está a punto de ser dramática y tenemos que poder trabajar ya”, según Eduardo Ceballos, presidente de la AECC. Cualquier ayuda que pueda habilitar la Generalitat es bien recibida por el sector, pero insisten en que “la mejor ayuda es permitirnos volver a abrir, es urgente y prioritario que podamos levantar la persiana”.

Desde la AECC se insiste en que en el comercio es una actividad segura y los centros comerciales son espacios igualmente seguros y controlados, donde no se ha detectado ningún foco de contagio.