Las empresas vuelven a las oficinas en septiembre ante el avance de la vacunación

Lexington_oficinas.jpg El modelo de trabajo híbrido se impone: tres días en la oficina y dos en casa.

Ocho de cada 10 trabajadores aspiran a una mejor conciliación entre trabajo y familia en esta nueva etapa, según una encuesta de Manpower Group


El avance rápido de la campaña de vacunación ha llevado a que gran parte de las empresas multinacionales estén planificando la vuelta de sus empleados a la oficina de cara a septiembre.

“Ha sido un año y medio en el que hemos comprobado que el teletrabajo único desde casa no puede ser algo de largo recorrido”, declara David Vega, el CEO de la compañía de espacios flexibles Lexington. “Los empleados necesitan también tener contacto con el equipo, salir de casa, intercambiar ideas de manera más directa, e incluso algo tan cotidiano como hacer el break del café de media mañana junto al resto de sus compañeros”, asegura.

Sin embargo, se prevé que la vuelta a la oficina no se desarrolle como antes de la irrupción de la COVID-19. En este sentido, un gran número de empresas aún abogan por la rotación en los equipos, con lo que ir a la oficina de lunes a viernes parece tener los días contados, algo que corrobora David Vega: “La gran mayoría de nuestros clientes corporativos tienen prevista su vuelta a la oficina entre septiembre y octubre. Esa vuelta se hará en formato híbrido, combinando trabajo en oficina y trabajo desde casa”. Así, el modelo más implementado entre los directores de recursos humanos es que el empleado tenga que ir a la oficina tres días a la semana y que los otros dos los dedique al teletrabajo.

Asimismo, este sistema de trabajo es respetuoso con los intereses e inquietudes de los trabajadores, según un informe publicado en septiembre del año pasado por Manpower Group, en el que se entrevistó a 8.000 personas mayores de edad de ocho países. De acuerdo con el estudio, ocho de cada 10 empleados aspiraban a que sus empresas pudieran ofrecer una mejor conciliación entre trabajo y familia. El aspecto más valorado en este caso es que, además del teletrabajo ocasional, las empresas pudieran ofrecer espacios de trabajo cerca de sus domicilios.

“En este sentido, los espacios flex ganan terreno al alquiler convencional de cara a la vuelta a la oficina, gracias a la capilaridad que podemos ofrecer. Desde Lexington contamos con ubicaciones perfectamente comunicadas que facilitan a los equipos un lugar operativo desde el que trabajar con todas las comodidades y con toda la flexiblidad, ya sea en cuanto a tamaño de la oficina, duración del contrato o posibilidades de crecimiento. Somos, por tanto, un gran aliado de las corporaciones en su vuelta a la oficina”, asegura el CEO de Lexington.