La pandemia impacta laboralmente a la mitad de los jóvenes y dificulta su emancipación

27/07/2020

Vivienda-jóvenes.jpg en Madrid es donde esta crisis ha tenido un menor impacto laboral entre los jóvenes, un 39,7%

El grupo entre los 25 y 34 años ha recibido un mayor impacto laboral (52,6%) que el segmento entre los 35-40 años (49,3%), según un estudio de Aedas Homes

Las semanas de confinamiento y su consiguiente repercusión en la actividad económica del país han impactado en la situación laboral de los jóvenes: más de la mitad de los que se encuentran entre los 25 y los 40 años reconocen que la pandemia ha afectado de alguna manera a su trabajo. Esta es una de las conclusiones que se desprenden del estudio que ha elaborado el Área de Data y Transformación Digital de Aedas Homes, que aborda la compleja situación en la que se encuentran los jóvenes para acceder a su primera vivienda y que la actual crisis ha agudizado.

En el informe, más de la mitad de los encuestados (51,2%) indican haber sufrido cambios en su situación laboral fruto del confinamiento. De ellos, un 36,6% manifiesta que el impacto ha sido leve o con un componente claramente temporal y el 14,6% reconoce estar muy afectado laboralmente por esta crisis.

“Esta radiografía pone de manifiesto que la huella del confinamiento es profunda en una generación que ya vivió el impacto de la crisis económica de 2008 y ahora que estaban volviendo a recuperar la estabilidad laboral, viven una nueva crisis que puede retrasar, entre otros momentos vitales, el acceso a su primera vivienda”, señala Javier Sánchez, director de Innovación y Marca de Aedas Homes.

El impacto es menor en Madrid

El estudio pone de manifiesto las diferencias geográficas en el impacto que ha tenido el COVID-19 en la situación laboral de los jóvenes. Así, por áreas metropolitanas, en Madrid es donde esta crisis ha tenido un menor impacto laboral entre los jóvenes, un 39,7%, y de ellos sólo un 8,2% de forma grave, mientras que el área de Barcelona ha sufrido un impacto similar a la media española en el entorno del 50% de jóvenes afectados laboralmente.

Si ahondamos en el aspecto geográfico y en el grupo de los menores de 35 años, hay una diferencia notable entre las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, por un lado, y las zonas de Levante, Noreste y Sur, por el otro. Mientras en estas tres regiones los menores de 35 años que reconocen haber sufrido un impacto grave en su trabajo por la pandemia rozan el 20% (casi siete puntos por encima de la media nacional, 13,6%), en Madrid y Barcelona representan el 2,5% y el 5% respectivamente.

Según el estudio, el grupo de edades comprendidas entre los 25 y 34 años ha recibido un mayor impacto laboral (52,6%) que el segmento de edad superior entre los 35-40 años (49,3%). “Estos datos confirman que los menores de 34 años se encuentran con muchas dificultades para poder acceder a una vivienda, al no disponer de la necesaria estabilidad laboral”, remarca Javier Sánchez.

Una estabilidad laboral que entronca con el perfil económico de los encuestados: si entre el perfil alto o medio-alto la mayoría de los jóvenes menores de 34 años ha recibido un impacto laboral leve o temporal, en el perfil económico más bajo los impactados gravemente superan a los leves o temporales (30,6% contra 26,5%) y más que duplica a la media (13,6%). Esta misma relación sucede en el segmento superior de edad, de 35 a 40 años, aunque de una forma menos abultada con extremos que oscilan entre el 13,1% de impacto grave en los jóvenes con poder adquisitivo alto al 23% del segmento medio-bajo.