La obra nueva experimenta cambios en la demanda, precio y tipo de producto

29/10/2020

RTV-grupo-inmobiliario.jpg Promoción de viviendas de RTV Grupo Inmobiliario.

La crisis sanitaria ha traído consigo una serie de consecuencias en el sector inmobiliario que describe RTV Grupo Inmobiliario

Tras la irrupción de la crisis del coronavirus, todos los sectores se han visto afectados de una u otra manera. Así ha ocurrido con el sector inmobiliario, un sector que ha tenido que adaptarse y apostar por la digitalización, y en el que se han experimentado cambios en la demanda y en el precio. En el ámbito concreto de la obra nueva, la situación es distinta a la venta de pisos de segunda mano. Así lo constata RTV Grupo Inmobiliario, que destaca cuáles son las principales consecuencias que está teniendo la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 en la obra nueva.

Poca afectación en los precios

Según este grupo inmobiliario, los precios de obra nueva han continuado creciendo un 4,2% en el primer semestre de 2020, mayor que la segunda mano, que sólo lo hizo un 1,8%. Matizan, no obstante que “estamos en un proceso de desaceleración, que la pandemia ha acelerado y que en el caso de alargarse podría generar ajustes de precio”. Sin embargo, la previsión de RTV es que la crisis afecte poco a los precios de obra nueva debido a que la demanda de obra nueva está muy por encima de la oferta disponible, y una parte importante ya está vendida sobre plano. Si bien es cierto que se retrasará el lanzamiento de nuevas promociones consecuencia del parón económico. “Los incrementos de precios serán mínimos (si los hay) en los próximos meses, dadas las pobres expectativas macroeconómicas del país y la previsible debilidad de la demanda (consecuencia de la incertidumbre de la evolución económica)” sostiene Vicenç Ramón, director gerente de RTV Grupo Inmobiliario. En definitiva, los precios son bastante estables dada la alta profesionalidad del sector promotor comparado con la vivienda de segunda mano en la que predomina el segmento de particulares, más inestable.

Retraso en la toma de decisiones

Una de las principales consecuencias que se están dando es que la incertidumbre generada por la pandemia genera un retraso en la toma de decisiones, en especial en proyectos en su fase inicial de venta sobre planos. Sin embargo, se aceleran cuando los proyectos se hallan en una fase avanzada de obra, “esto nos ha ocurrido en la zona del Maresme, en los alrededores de Barcelona, donde la pandemia ha acelerado la comercialización de uno de los proyectos (el de Llavaneras), dado que es un proyecto con amplias zonas comunes (piscina, gimnasio), amplias terrazas y con pisos de superficies mucho mayores de los que puedes encontrar en la gran ciudad”, argumenta Ramón.

Consecuencias del teletrabajo: salida al extrarradio

La pandemia está acelerando la implantación exitosa del teletrabajo. Esto conlleva que haya un previsible éxodo hacia el extrarradio de las grandes ciudades, a juicio de RTV Grupo Inmobiliario, que apuntan que el emplazamiento de la vivienda pasa a ser más secundario, y por el mismo presupuesto se va a zonas con mayor calidad de vida y con un mejor producto (mayor superficie, zonas comunitarias, disponen de terrazas amplias y jardines, luz natural, espacio interior amplio para el teletrabajo, etc…). Del mismo modo, conlleva cambio de producto: se busca en la periferia más cercana un mejor producto y de mayor superficie. Las zonas exteriores como los jardines, terrazas y las zonas comunitarias son importantes (piscina, gimnasio, etc.). El objetivo es “que el próximo confinamiento nos coja con jardín”.