La industria hotelera cierra la temporada vacacional sin signos de recuperación en el corto plazo

Hotel.jpg Los ingresos por habitación disponible, han retrocedido un 65% en lo que llevamos de año.

  • La caída de la ocupación en el conjunto de España respecto al tercer trimestre de 2019 ha sido del 56,6%
  • Barcelona, Madrid y Baleares soportan la peor parte en la crisis de demanda turística por su dependencia del turismo internacional


El sector turístico y hotelero atraviesa la peor crisis de los últimos 75 años, solo comparable a los periodos bélicos del siglo XX. En este contexto, los indicadores de los nueve primeros meses del año demuestran grandes caídas en comparación con el mismo periodo del año anterior. La ocupación se ha situado en torno al 33% en aquellos hoteles que están abiertos, mientras que el año pasado la cifra era del 76%, un buen dato histórico. En esta misma línea ha evolucionado el RevPAR (los ingresos medios por habitación disponible) que han pasado de 88€ a 31€, una caída del 65%. Así lo confirma el “Barómetro del Sector Hotelero en España” referido al tercer trimestre de 2020, que elaboran conjuntamente STR y Cushman & Wakefield.

Los datos de este barómetro se han realizado en base a los hoteles que actualmente se encuentran abiertos y que reportan datos a STR (reporting), que representan un 37% de la participación total en condiciones normales anteriores a la pandemia (más de 1.200 hoteles)

La situación actual en España es comparativamente peor a la que atraviesan otros países de nuestro entorno, obviamente también afectados por la pandemia. Francia, Italia y Alemania han visto como sus hoteles están reabiertos por encima del 80% y como las cifras de ocupación se mueven en torno al 40%. En estos países, tal y como sucede en España, los datos en destinos regionales y de interior son mejores que los que logran las grandes ciudades y destinos internacionales, donde la falta de llegadas procedentes de otros países impide una recuperación sólida en los datos.

En palabras de Javier Serrano, Country Manager de STR para España y Portugal, “en el largo plazo, es probable que no se vea una recuperación consolidada en RevPAR para la mayoría de los mercados hasta 2023-2024. En el corto plazo, el virus va a seguir estando presente, afectando principalmente al tráfico de demanda internacional. Con lo que, y como ha pasado durante este verano, la demanda doméstica y vacacional, seguirá siento la principal impulsora de la recuperación en los próximos meses”. Para Javier Serrano, “los indicadores internacionales nos muestran que lo peor ha pasado, con países donde la apertura de hoteles ya es prácticamente total como China o Singapur, con cifras de ocupación superiores al 60% en estos momentos. En España, no todas las zonas se han visto afectadas de igual manera. Mercados como el asturiano o el gaditano han experimentado niveles de ocupación de entre el 50 y 62% en los tres meses de verano”

Alicante, Córdoba y Málaga se acercan al 40% de ocupación, mientras Barcelona y Baleares no llegan al 30%

La temporada vacacional no ha permitido recuperar la actividad hotelera que ha seguido registrando descensos, especialmente en destinos donde el turismo internacional y de touroperador es importante como Baleares, Madrid o Barcelona. Tras un verano fallido con un intento de reapertura que no pudo concretarse por el temor a la segunda oleada de Covid-19, los únicos mercados con resultados por encima del 40% en ocupación en el global de los nueve primeros meses del año son Córdoba, Málaga, Alicante. En dichos destinos una cierta demanda de turismo nacional ha logrado contener el descenso que, en el global de España, ha sido del 56,6% respecto al año pasado con un 33,2% de ocupación efectiva en los hoteles abiertos.

Para Bruno Hallé, socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España, “el sector atraviesa un periodo de tremendas dificultades durante el que se deben reclamar ayudas directas por parte de las administraciones públicas con el objetivo de garantizar la supervivencia de las empresas de un sector estratégico. Una vez lograda esta supervivencia, entonces ya podremos empezar a plantear la recuperación de la actividad que debería ir siempre ligada a las garantías sanitarias y a la superación global de la pandemia”.


Hoteles 1.JPG

El ADR cae un 19% en el conjunto de España

De enero a septiembre, el precio medio diario de los hoteles españoles descendió un 19%. La mayor caída de ADR (precio medio por habitación) se ha registrado en Barcelona, Marbella y Bilbao, mientras que Canarias desciende solo un 2% y Zaragoza incluso lo incrementa un 11% en el global del año, por el impacto directo de una mayor demanda nacional durante el periodo estival.

Para Bruno Hallé, “los datos reflejan el esfuerzo de la industria hotelera por mantener precios en aquellos establecimientos que se han mantenido abiertos porque las compañías saben que no deben ceder a la presión bajista en la medida de lo posible. La estrategia por atraer un turismo de calidad debe seguir siendo central para poner los primeros pasos del camino de recuperación”.

Para Javier Serrano, “es imperativo no caer en una guerra de precios y en consecuencia devaluar el mercado. Esto puede ser muy peligroso para muchos hoteles independientes, los cuales entrarían en riesgo de no volver a recupera la caída nunca. En otras situaciones de crisis globales similares, hemos observado como todos los mercados han conseguido recuperar los niveles de ADR previos a la crisis, pero no ocurre lo mismo con muchos hoteles y cadenas hoteleras independientes operantes en esos mercados. Durante el ciclo económico pasado y en consecuencia de la última crisis global financiera, alrededor del 10% de los hoteles en EE. UU. no consiguieron remontar esa caída vendiendo todavía hoy a precios previos a la crisis de 2008.”


Hoteles 2.JPG

El RevPAR retrocede un 65% en lo que llevamos de año

Los ingresos por habitación disponible (RevPAR), han registrado un retroceso del 65% en lo que llevamos de año, cayendo desde los 88 euros registrados en 2019, hasta los 31 euros en estos nueve primeros meses de 2020. En esta ocasión la cifra de ingresos está totalmente condicionada a las caídas de ocupación registradas. El mayor descenso del RevPAR se ha registrado en Barcelona (-75%), seguido de Baleares (-69%).


Hoteles 3.JPG