La idea de proximidad a una nueva burbuja inmobiliaria pierde fuerza por primera vez en cinco años

Fotocasa_burbuja_inmobiliaria.jpg El sentimiento de propiedad sigue siendo lo que más valoran los españoles.

Los españoles creen que compensa más pagar una hipoteca que un alquiler y que una vivienda es la mejor herencia que se puede dejar a un hijo, según Fotocasa


Más allá de la interacción que hagan con el mercado inmobiliario, los españoles tienen una determinada percepción de cómo funciona el sector y de cómo se ha visto afectado por la COVID-19 y las restricciones de la actividad económica. En agosto de 2020 se apreció un incremento del sentimiento de propiedad entre los particulares españoles mayores de 18 años, quizá vinculado al aumento que se produjo en la intención de compra.

Ahora, con la moderación de la intención de compra, también se ha moderado el sentimiento de propiedad. Pese a esto, sigue siendo una cuestión que los particulares valoran con una importancia media de 7,6 puntos sobre 10. Así lo refleja el informe “Radiografía del mercado de la vivienda 2020-2021: un año de pandemia”, elaborado por Fotocasa.

Pese a que siga siendo una cuestión bastante arraigada, esta situación también tiene su reflejo en la idea de que el precio actual del alquiler hace que compense más pagar una hipoteca. Una idea que ha perdido algo de fuerza en comparación con los meses anteriores, al comienzo de la pandemia. Vinculado también al sentimiento de arraigo a la propiedad, hay ideas como que la vivienda es la mejor herencia que se puede dejar a los hijos o que comprar una casa es una buena inversión que incrementa ligeramente su importancia entre los particulares. La primera ahora se valora con 6,2 sobre 10 y la segunda, con 6,9.

El cambio más significativo es el de la percepción de proximidad a una nueva burbuja inmobiliaria: una opinión que en febrero de 2020 se valoraba con 6,1 puntos sobre 10 y doce meses después la valoración es de 5,5. Tras varias encuestas subiendo progresivamente su respaldo durante los últimos cinco años, esta opinión parece haber iniciado una senda de descenso.

Más allá de todas las consecuencias de la COVID-19 en el sector, otro de los temas candentes de los últimos meses está relacionado con la regulación de precios del alquiler. De acuerdo con el portal inmobiliario, esta cuestión genera división de opiniones ya que casi la mitad de los particulares españoles no tiene clara su posición al respecto y se mantiene a la expectativa. Entre los que sí se posicionan, ha incrementado ligeramente el volumen de detractores: son un 22% los que ahora tienen una percepción negativa, mientras que en agosto de 2020 eran el 18%.

Si se observan estos datos en función del territorio, catalanes y madrileños empiezan a abandonar progresivamente la idea de que pagar una hipoteca es más rentable que pagar el alquiler. Sin salir de este mercado, es Madrid la comunidad en la que más se notan las reticencias hacia la normativa de regulación de precios. En Cataluña, sin embargo, es mayor el porcentaje de particulares que prevén una conversión paulatina de los pisos de alquiler vacacional al mercado de arrendamiento residencial.