La crisis del Covid-19 provocará una caída del 16% en el precio de la vivienda hasta finales de 2021

15/10/2020

Precio-vivienda.jpg Entre enero de 2020 y diciembre de 2021, el precio de los nuevos alquileres caerá un 18%.

Según el “Informe del Mercado Inmobiliario, Actualidad y Perspectivas 2020” presentado por Forcadell y la Universitat de Barcelona


Entre enero de 2020 y diciembre de 2021, el precio de la vivienda caerá un 16%, según las conclusiones del “Informe del Mercado Inmobiliario, Actualidad y Perspectivas 2020”, presentado hoy por Forcadell y la Universitat de Barcelona. En Barcelona y Madrid, la bajada será del 12% y 13%, respectivamente. Una cifra menor que la media nacional debido principalmente a la existencia de una mayor demanda de inversión. En el ejercicio actual, las transacciones bajarán un 27% y en el próximo aumentarán un 15%.

Las ciudades donde más disminuirá el importe de venta tendrán una escasa demanda de inversión y el turismo, el comercio y la hostelería una elevada participación en el PIB municipal. Por el contrario, la bajada será más leve en las urbes preferidas por los inversores y en las que un gran número de sus ciudadanos trabaje en la Administración Pública, la agricultura, ganadería o industria agroalimentaria, señala el informe. Debido a ello, tendrán una evolución menos desfavorable Huesca, Mérida, Soria o Logroño que Málaga, Palma, Alicante o Santa Cruz de Tenerife. Una coyuntura nada frecuente, pues las primeras integran la parte del país conocida como la España vaciada.

La vivienda de alquiler también se resiente

El informe también afirma que, entre enero de 2020 y diciembre de 2021, el precio de los nuevos alquileres, pero no el de las renovaciones, caerá un 18%. En Barcelona y Madrid, lo hará por encima de la media nacional. Los principales motivos son dos: la conversión de viviendas turísticas y de arrendamiento de temporada en alquiler convencional y la búsqueda de los inquilinos de pisos más baratos debido a la disminución de sus ingresos.

Los distritos con peor comportamiento en las dos grandes capitales serán los del centro de la ciudad y los considerados de alto standing. En la capital catalana los que más bajarán serán Ciutat Vella y l’Eixample y en Madrid Centro, Chamberí y Salamanca. “El principal motivo será la elevada disminución de ingresos de numerosos pequeños empresarios, profesionales liberales y trabajadores cualificados que residían de alquiler en las anteriores zonas. Una bajada que no tienen visos de revertir en el corto plazo y les obliga a trasladarse a un barrio menos glamuroso”, explican los autores del estudio.

Crisis más acentuada en el mercado comercial inmobiliario

Forcadell y la Universitat de Barcelona apuntan que la crisis en el mercado comercial inmobiliario será más aguda que en el de la vivienda. El segmento más afectado serán los locales comerciales y el que menos las naves logísticas.

El porcentaje de locales vacíos puede acercarse al 20% en el primer trimestre de 2021, siendo significativamente superior en el centro de las ciudades de Barcelona y Madrid que en las principales áreas comerciales de sus barrios debido a la desaparición del turismo. “En los próximos seis meses, la mayoría de los locales vacíos serán imposibles de alquilar por la inexistencia de la demanda”, recalcan.

A su vez, en el informe se afirma que las oficinas pasan por dos tipos de crisis: coyuntural y estructural. La primera es la generada el Covid-19, la segunda por el elevado aumento de la demanda de espacios flexibles (por m², horas o días). Esta última característica probablemente provoque un desplazamiento hacia los coworkings. A pesar de ello, éstos también sufrirán muy duramente la crisis debido al gran aumento de la oferta generado en los dos últimos años y la existencia de muchas más pymes y autónomos como clientes.

El estudio también destaca que la crisis será leve para las naves logísticas. El elevado incremento del comercio electrónico y la escasez de oferta en los alrededores de Barcelona y Madrid harán que la bajada del precio del alquiler sea escasa y en la mayoría de los casos se sitúe entre un 5% y 10%.

El mejor comportamiento relativo del segmento de naves convertirá en los próximos años a las logísticas en un activo refugio, perdiendo tal condición los locales comerciales situados en el centro de la ciudad. El motivo es la elevada dependencia del turismo que tienen los negocios de los arrendatarios. El informe de Forcadell y la Universitat de Barcelona anticipa que en 2020 la inversión en dichos activos será prácticamente nula. Casi solo se han vendido los que ya había un acuerdo entre comprador y propietario en febrero. Una gran rebaja de su precio y especialmente la aparición de una vacuna hará que 2021 sea un gran año para la inversión.