El sector inmobiliario, optimista a pesar del impacto del COVID-19

27/07/2020

Inversión-inmobiliaria.jpg La crisis del COVID-19 abrirá nuevas oportunidades para el sector inmobiliario.

  • Más de 1000 profesionales han participado en el Estudio Mercado Inmobiliario en España y covid-19, del IE Real Estate Club en colaboración con Spotahome
  • El sector logístico será el gran foco para los inversores inmobiliarios
  • En residencial, el mercado de alquiler saldrá muy reforzado frente al de compraventa

IE Real Estate Club, en colaboración con Spotahome, la plataforma líder en alquiler digital 100% transaccional, ha presentado los resultados de su último estudio de tendencias inmobiliarias tras el covid19, en el que han participado más de 1.000 profesionales del sector inmobiliario español.

Los resultados, que se han dado a conocer a través de este estudio, muestran un gran cambio en el paradigma inmobiliario, en el que el 53% opina que los cambios traerán nuevas oportunidades para el sector.

¿Cómo afectará el COVID por sectores?

En términos generales, la nota que le dan los profesionales al sector baja pasando de un 7-8 previamente al confinamiento a un 4-6 tras el confinamiento (un 80% le otorga nota en ese tramo).


IE 1 nota general pos covid.JPG

Por sectores, si bien sigue esa tendencia de bajada de nota, el sector logístico es el que mejor resiste, ya que sigue siendo el mejor valorado y mantiene altos porcentajes (+80%) en notas superiores a 7. El residencial (tanto alquiler como venta) mantienen posiciones, si bien con una ligera caída en su puntuación (mayor en la venta que en el alquiler).

Surge con gran fuerza el sector de alternativos que escala a la tercera posición. Por su parte, Los espacios flexibles y coworkings se benefician de una ligera subida, frente a las oficinas tradicionales que bajan una posición en el ranking de preferencias.

El sector hotelero sufre un desplome, siendo más de un 60% de los encuestados los que le dan un suspenso (por debajo de 5)


IE 2 sectores.JPG

El sector del alquiler residencial, el gran ganador

Confrontando diferentes tipos de activos dentro del mismo sector, en el caso del residencial de alquiler frente al de compraventa, es donde se registra la mayor unanimidad en cuanto a ganador. El 82% de los encuestados apuesta por el sector del alquiler frente al de compraventa. Se trata de un sector calificado con una nota igual o superior al 7 por casi el 60% de los encuestados. Si bien el alquiler, con movimientos en built to rent, iba ganando importancia, parece que tras el confinamiento ganará más peso.

Los coworking y espacios flexibles se imponen a la oficina tradicional. Un 54% cree que saldrán reforzados tras el confinamiento.

Una gran sorpresa surge en el mundo del retail. El 63% de los encuestados cree que el comercio de proximidad saldrá reforzado frente a high-street o centros comerciales. Posiblemente las medidas de confinamiento, que restringieron la movilidad han provocado que las personas acudan más a este tipo de comercio y se planteen continuar con estos hábitos de consumo, dadas las medidas que se han de adoptar en grandes aglomeraciones de personas que hacen la experiencia de compra algo más incómoda.

El hotel tradicional parece que también sufre esas restricciones, pues se imponen los apartamentos turísticos como los preferidos por los encuestados como activo que saldrá más fortalecido.

La inversión inmobiliaria, en manos del sector logístico

La inversión inmobiliaria en general, sigue la tendencia, lógica por otro parte, de penalización en cuanto a su nota media tras el confinamiento, si bien sigue teniendo mayoritariamente notas por encima del 5 (el 80% de los encuestados)

Los expertos consultados ven claramente que la inversión se moverá hacia el sector logístico y build to rent, pues consideran que sus perspectivas son buenas o muy buenas. También, que activos alternativos, high-street, compraventa y coworking podrían tener su oportunidad

A pesar de la tendencia negativa en su evolución, los encuestados mejoran su valoración en cuanto a la inversión en activos hoteleros, por lo que tal vez piensan que se producirán oportunidades.

Oficinas y, sobre todo, centros comerciales parece que no verán movimiento inversor en el corto-medio plazo, según este estudio.


EI 3 Inversión.JPG

Parece que esa inversión se realizará, principalmente, con ingresos procedentes de la desinversión en activos propios, seguido muy de cerca de la financiación tradicional y la alternativa. El crowdfuding inmobiliario y la financiación verde serán totalmente marginales, a juicio de los encuestados.

Mercado laboral

Si antes del COVID-19 la percepción sobre el mercado laboral en el sector inmobiliario era positiva, no parece haber cambiado tras el confinamiento. La mayoría de los encuestados cree que, si bien las consecuencias serán similares a las de la crisis de 2008, la recuperación en el aspecto laboral será más rápida que en aquella ocasión.

Las tendencias

La tecnología pasa al primer plano en la estrategia de las empresas. Previamente a la crisis sanitaria, se veía como importante pero no era una prioridad. Tras el confinamiento pasa a ser prioritaria en la estrategia de las empresas. Sin duda alguna, el hecho de ver cómo diversas soluciones tecnológicas han permitido la continuidad de la actividad, o la hubieran permitido en caso de tenerlas implementadas, ha hecho mella en el sector.

En segundo lugar, el teletrabajo sin duda alguna será una de esas cosas que la pandemia ha fijado en nuestras vidas. Los expertos creen que permanecerá como forma de trabajo, eso sí, combinada con la presencial.

Ese teletrabajo impactará en lugar de residencia (se prevé movimientos hacia las afueras de las ciudades), producirá cambios en los espacios de trabajo con incorporación de espacios flexibles, requerirá adaptaciones en futuras promociones de residencial e influirá en el urbanismo.

También, la sostenibilidad será otro de los temas que se incorporarán a la estrategia de las compañías del sector. Igualmente, los nuevos modelos de movilidad más sostenible van a tener su impacto en la configuración de los edificios de oficinas y residenciales.

La crisis del Covid, menos grave que la de 2008

Por último, el 73% de los profesionales participantes en este estudio opinan que el sector ha sufrido varios cambios y este no será diferente, sabrá adaptarse. En consonancia, los expertos no ven una gran alteración en el modus vivendi en general. No creen que el COVID-19 vaya a suponer un cambio radical en términos generales.

La crisis del COVID-19 abre nuevas oportunidades. El sector es optimista pues una mayoría cree que aparecerán nuevas oportunidades (53%) al que se suma un 9% que cree no habrá cambios y seguiremos con la tendencia a la mejora. No obstante, un 30% es pesimista ante la situación y prevé una recuperación dura.