El ‘real estate’ europeo resistirá mejor el repunte de la inflación, según Savills AN

ciudad-del-transporte-castellana-properties.jpg Ciudad del Transporte de Castellón, un parque comercial propiedad de Castellana Properties.

Los activos inmobiliarios terciarios en Europa tienen mejor resiliencia ante un repunte general de los precios que los activos ubicados en Oriente Medio, Norteamérica o Asia-Pacífico, según un análisis de Savills Aguirre Newman 


Con la inflación al alza en los principales mercados internacionales y una probable subida de tipos de interés a lo largo del ejercicio que acabamos de estrenar en algunos de ellos, la consultora destaca que los activos logísticos europeos sobresalen especialmente por "la fuerte demanda subyacente".

La comparativa de Savills AN se basa en la combinación de tres componentes para estimar el nivel de protección ante la inflación desde el punto de vista de los propietarios: duración típica de los contratos de alquiler, participación de contratos cuya variación de rentas está explícitamente ligada a un índice, y tasa de disponibilidad en función de demanda subyacente y a tres años.

Teniendo en cuenta estos datos, la consultora subraya que la ciudad europea más resiliente en oficinas, logística y retail es Ámsterdam. Aunque Madrid también está en buena posición frente a otras ciudades por su mejor cobertura ante la inflación, especialmente en oficinas y centros y parques comerciales.

Esto se debe —dice el informe— al "uso generalizado de la indexación de las rentas en los contratos", lo que significa que el plazo medio de arrendamiento es menos importante debido a la variación automática de las rentas

Mercados menos protegidos

Como ejemplo de menor protección, el estudio apunta al mercado londinense de oficinas, ya que "no emplea la indexación, sino la periódica revisión de las rentas, habitualmente cada cinco años". A su vez —explica Savills—, "los mayores niveles de desocupación reducen el poder de fijación de precios de los propietarios, y los largos plazos de los contratos de arrendamiento también suponen una comparación negativa frente a otras capitales y grandes ciudades europeas". 

La consultora destaca que el sector industrial londinense no es demasiado diferente, sin embargo, la fuerte demanda está animando a los arrendatarios a optar por revisiones de los alquileres en el mercado libre, con la esperanza de que el crecimiento de los alquileres supere la inflación.

Savills explica que los mercados estadounidenses no difieren demasiado del de Londres. La subida de los alquileres suele ser fija y, por lo tanto, los ingresos corren el riesgo de sufrir un periodo sostenido de inflación inesperada, y los contratos también suelen ser a largo plazo, en especial, los de oficinas. 

En Asia-Pacífico la indexación es también infrecuente. Sin embargo, los contratos de arrendamiento suelen ser cortos (entre tres y cinco años) y son frecuentes las revisiones de los alquileres. 

Otros sectores

Según Savills, más allá de los principales sectores terciarios, el sector residencial también puede contar con una buena cobertura contra la inflación. La indexación es, nuevamente, más común en Europa, y la combinación de contratos de arrendamiento más cortos (habitualmente de uno o dos años) y múltiples inquilinos, ofrecen frecuentes oportunidades para ajustar los alquileres. 

La consultora concluye que los hoteles arrendados también pueden ofrecer una sólida cobertura contra la inflación gracias a los largos plazos de los contratos de arrendamiento (hasta 25 años), que tradicionalmente están vinculados a la inflación.