El precio de la vivienda permanece estable en mayo, con un crecimiento interanual del 3,6%

03/06/2020

vivienda-tinsa-foto.png

Los datos de Tinsa muestran que tanto las capitales y grandes ciudades como las localidades más pequeñas del interior peninsular registraron en mayo ligeros descensos intermensuales del 1,3 % y del 2,6 %, respectivamente

El índice general del IMIE General y Grandes Mercados que elabora Tinsa se mantuvo en 1.552 puntos en mayo, prácticamente sin cambios respecto al mes anterior. El precio medio de vivienda en España es un 3,6 % superior al de mayo de 2019.

La alteración del normal desarrollo de la actividad inmobiliaria a partir de marzo como consecuencia de la crisis sanitaria no ha provocado por el momento cambios estadísticamente significativos en la evolución de los precios del mercado residencial, que comenzaron a mostrar signos de estabilización hace ya varios trimestres. El índice general se mantuvo plano en mayo respecto a abril (+0,0 %). "El valor medio de los distintos grupos geográficos en mayo es similar a la media de los meses precedentes de 2020, quedando algo por encima las áreas metropolitanas tras un incremento mensual del 2,7 %", afirma Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.


FUENTE: IMIE Tinsa.

Las capitales y grandes ciudades registraron un ligero descenso del 1,3 % en el último mes, que deja el crecimiento interanual en el 3,8 %. También las localidades más pequeñas del interior peninsular (‘Resto de municipios’) se ajustaron moderadamente a la baja respecto a abril (-2,6 %) y sitúan el incremento interanual de precios en el 2,9 %. Por su parte, la costa mediterránea se mantiene en niveles similares a los de hace un año (+0,3 %), pese al aumento en el valor medio registrado en mayo respecto a abril.

El precio medio en España es un 18,5 % superior al mínimo registrado en febrero de 2015 y muestra una caída acumulada del 32 % desde máximos de 2007.


Fuente: IMIE Tinsa.

Las localidades agrupadas en ‘Resto de municipios’ y las áreas metropolitanas son los grupos geográficos más atrasados en el proceso de recuperación, con un incremento del 8,3 % y del 17,1 %, respectivamente, desde sus mínimos. Un ritmo que contrasta con el 26,7 % de revalorización experimentado en el grupo ‘Baleares y Canarias’ o el 27,5 % de las capitales y grandes ciudades.

En comparación con los precios máximos alcanzados en 2007, la costa mediterránea se mantiene como la zona más afectada entre las cinco analizadas, con una caída acumulada del 42,1 %, seguida por las áreas metropolitanas, con un 37,4 %.