El paro en construcción sube en 59.551 personas en marzo

02/04/2020

Trabajadores-del-sector-en-un-Curso-de-la-Fundación-Laboral-d-ela-Construcción.jpg

El Gobierno achaca estos datos al impacto directo del COVID-19

El paro en el sector de la construcción ha subido en 59.551 personas en marzo, lo que supone un aumento del 22,92 % con respecto al mes anterior, según ha dado a conocer el ministerio de Trabajo y Economía social.

Según ha comentado el ministerio, este aumento del paro en la construcción está fuertemente asociado a la crisis sanitaria causada por el COVID-19.

En términos relativos la construcción es el sector donde más incrementa el paro (22,92 %), aunque al centrarse en términos absolutos, es el sector servicios el que registra el mayor aumento con 206.016 desempleados más.

La construcción también ha registrado datos negativos en la afiliación a la Seguridad Social en marzo al disminuir en 39.818 empleos, es decir, un 4,53 % menos que en febrero, según ha explicado el ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

En este dato también es evidente el impacto del COVID-19, ya que la afiliación a la Seguridad Social de los trabajadores de la construcción a partir del 12 de marzo ha caído en un 17,08 %. Lo que significa que la menor bajada de todo el mes de marzo (4,53 %) ha sido compensada por los datos registrados en las dos primeras semanas de marzo.

Al analizar los datos de forma general el paro registrado ha aumentado en 302.365 personas en marzo con respecto al mes anterior, mientras que la afiliación a la Seguridad Social, con datos del último día del mes, ha bajado en marzo en 833.979 individuos.

De esta forma, el número de ocupados ha alcanzado los 18,44 millones de trabajadores mientras que los parados inscritos en las oficinas públicas de empleo se han quedado en 3,54 millones.

El paro ha subido en todas las comunidades autónomas, Andalucía (138.569), Comunidad Valenciana (35.565) y Cataluña (21.833) encabezan las subidas de desempleados inscritos en los servicios de empleo.

La afiliación a la Seguridad Social ha descendido en todas las comunidades autónomas, salvo en Baleares, donde se incrementa en 10.028 personas.