El consumo de cemento cae un 19% en enero por el temporal Filomena

Filomena consumo cemento.jpg Fábrica de cemento.

El volumen de consumo absoluto acumulado en los últimos 12 meses es de 12,69 millones de toneladas, 600.000 menos que el acumulado anual con el que cerró diciembre


El consumo de cemento en España ha caído en enero un 19,2% y se sitúa, por tanto, en 842.861 toneladas. Esta cifra se traduce en una pérdida de más de 200.000 toneladas frente al mismo mes de 2020, según los últimos datos publicados en la Estadística del Cemento. La práctica paralización de las obras durante el temporal de nieve Filomena en las zonas de España más afectadas, así como las labores de limpieza posteriores, que se prolongaron durante una quincena, han sido, en gran medida, las responsables de la negativa evolución del consumo durante el pasado mes.

Como consecuencia de este brusco descenso, la tasa de variación en el año móvil se sitúa en el -10,5%, casi un punto porcentual menos que el mes anterior. Esto supone un volumen de consumo absoluto acumulado en el último año de 12,69 millones de toneladas, casi 600.000 menos que las que arrojaba el acumulado anual al cierre de diciembre.

“El temporal, aunque coyuntural, ha sido la puntilla a una situación que, como venimos diciendo, es ya crítica para un sector, el de la construcción, muy afectado por la crisis económica derivada de la pandemia sanitaria que vivimos desde hace casi un año, y a la que llegó cuando aún estaba en proceso de recuperación de la anterior crisis”, explica Víctor García Brosa, presidente de Oficemen.

El directivo añade que “las administraciones públicas deben priorizar ahora, en el contexto de los fondos europeos, la puesta en marcha de mecanismos que permitan una transformación estructural real de nuestro tejido económico e industrial a largo plazo”.

En ese sentido, García expone que, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, a nivel sectorial, la industria cementera ha presentado, tanto en solitario como en colaboración con otros sectores, varios proyectos innovadores asociados a la economía circular, sostenibilidad en construcción, uso de hidrógeno, transformación digital y descarbonización. “Están pensados para mejorar nuestra competitividad, como industria y como país, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras”, indica el presidente de Oficemen.

Respecto a las exportaciones de cemento, estas crecieron en enero un 11,2% respecto al mismo mes del año pasado, lo que eleva la cifra a 492.395 toneladas, casi 50.000 más. No obstante, esta mejoría no permite aún al sector salir de los números rojos en el acumulado interanual, que continúa cayendo casi un 1%.

“Para la industria cementera, el ‘Estatuto de los consumidores electrointensivos’ lo consideramos un paso necesario, pero no suficiente para seguir avanzando en la reducción del diferencial de nuestros costes eléctricos frente a nuestros vecinos europeos”, señala García.

El experto concluye que “como venimos reclamando, es urgente articular también un mecanismo de ajuste en frontera al precio de los productos que vienen de países que no tienen el mismo nivel de compromiso en la lucha contra el cambio climático. En este aspecto coincidimos industria, Gobierno y Parlamento Europeo, y está previsto que la Comisión Europea entre de lleno en él este verano”.