El 76% de los españoles considera la compra de viviendas como inversión de futuro

compraventa-viviendas-estadistica-notarial.jpg Un 88% de los españoles prefieren vivir en régimen de propiedad, según Vía Célere.

El número de españoles que viven en régimen de propiedad ha evolucionado del 58% al 63% con respecto al año pasado, según el estudio de Vía Célere


El 76% de los españoles manifiesta que la compra de una vivienda es la mejor forma de invertir para el futuro. Además, un 50% de las personas partidarias de esta idea opina que esta opción se ha potenciado tras la irrupción del Covid-19, según el II Observatorio Vía Célere de la vivienda en España.

El número de españoles que viven en régimen de propiedad con respecto al año pasado, ha evolucionado del 58% al 63%. Por otra parte, también se puede observar un descenso del 3% (del 26% al 23%) en el número de personas que reside en una vivienda de alquiler, mientras que se mantiene el porcentaje del 14% de aquellos que viven en la casa de un familiar o amigo. A pesar de estas cifras, la brecha entre las personas a las que les gustaría poder tener una vivienda en propiedad y las que lo consiguen sigue siendo elevada, puesto que un 88% de los encuestados asegura que preferiría vivir en régimen de propiedad, frente a un 12% que apostaría por el alquiler.

El estudio también determina que las principales razones que impiden adquirir una vivienda a las personas que viven de alquiler continúan siendo mayoritariamente financieras, con un 94% de las respuestas. Estas, a su vez, concretan que en un 53% de los casos se debe a un precio de compra inaccesible, mientras que en el otro 41% se achaca a la falta de capacidad para acceder a la financiación. Un 22% de los encuestados que vive de alquiler, pero preferiría vivir en una vivienda de su propiedad, no realiza la compra ante la falta de certidumbre sobre un posible traslado en el futuro y un 9% indica que no encuentra una vivienda para comprar en la zona que le interesa. Del mismo modo, la mitad de las personas (49%) cree que el Covid-19 ha dificultado el acceso a la vivienda, un 35% piensa que no ha afectado y solo el 16% opina que la pandemia ha favorecido el acceso a la vivienda.

Al mismo tiempo, el porcentaje de españoles que pretende cambiarse de vivienda en los próximos cinco años ha permanecido inalterado en el 42%, por un 58% que no se lo plantea. La principal razón que motivaría este cambio de vivienda es la búsqueda de un hogar mejor, siendo así en el 46% de los casos. Por otra parte, el incremento del número de españoles que desea mudarse a un barrio más adecuado a sus necesidades, pasando del 22% al 35% en el último año. Asimismo, un 15% indica que este cambio se debe a que desea una residencia más adecuada a las necesidades detectadas durante el confinamiento. Por último, el 4% restante afronta este proceso como un método para ganar dinero con la venta o alquiler de su vivienda actual.

La vivienda de obra nueva crece

Los resultados de la encuesta también han detectado un aumento de siete puntos en el número de españoles que prefiere las viviendas de obra nueva por encima de las de segunda mano con respecto al 2020, creciendo del 67% al 74%. Estos resultados se deben fundamentalmente a la eficiencia energética y al diseño moderno que ofrecen las viviendas recién construidas, según ha asegurado el 76% y 72% de los encuestados respectivamente. El resto de los motivos son la calidad de los materiales empleados (67%), la zona en la que se ubican los nuevos edificios (46%) y las zonas comunes (35%).

El estudio de Vía Célere también destaca que la gran mayoría de los españoles, el 69%, adquirió su vivienda hace más de diez años, mientras que solo un 27% lo hizo entre 2010 y 2020. Por último, un 4% confirma haber realizado la compra en el último año.

El comprador en el proceso de compra

Entre las conclusiones del estudio se extrae que el proceso de compra física sigue siendo la principal opción de los españoles. Después de la pandemia se ha incrementado el número de personas que prefiere realizar todo el procedimiento de forma presencial, aumentando de un 47% a un 53%. Por otro lado, un 35% de los encuestados sigue manteniendo que no le importaría realizar parte del proceso de compra online, pero visitando el punto de venta en alguna de las fases del mismo.

El proceso de compra online sigue siendo una opción considerada pero minoritaria, ya que el porcentaje de personas dispuestas a realizar todo el proceso en formato virtual se ha mantenido estable en un 11% con respecto al año pasado, según el informe.