El 18% de los españoles que no busca vivienda lo hará en los próximos cinco años

Fotocasa jóvenes vivienda.jpg La Comunidad de Madrid es la única región donde la intención de compra a corto plazo ha crecido.

La intención de compra entre quienes tienen de 18 a 44 años creció de manera significativa a raíz de la pandemia, aunque esa expectativa se ha moderado ahora


A lo largo del último año, en el mercado de compraventa ha habido un 12% de particulares que, o bien han comprado una vivienda, o bien lo han intentado, aunque no lo hayan conseguido. Eso deja un 88% de personas mayores de 18 años en España que no ha realizado ninguna acción dirigida a la adquisición de una inmueble. Su interés estriba precisamente en que están fuera del mercado ahora, pero no necesariamente en el futuro. De hecho, casi uno de cada cinco (18%) de quienes no están buscando actualmente pretende hacerlo en los próximos cinco años.

Se trata de un porcentaje muy similar al que había antes de la pandemia (siempre situado entre el 17% y el 18%) y que parece indicar que el incremento de agosto de 2020 (21%) fue una pretensión fugaz que puede relacionarse con las nuevas necesidades residenciales detectadas durante el confinamiento y con la expectativa de que el mercado fuese a deparar buenas oportunidades. Así lo refleja el informe de Fotocasa Research, “Radiografía del mercado de la vivienda 2020-2021: un año de pandemia”, elaborado por el portal inmobiliario Fotocasa con la intención de conocer las consecuencias más directas de la situación provocada por la COVID-19 y comparándola con la situación justo antes de la pandemia.

De acuerdo con el estudio, el 18% de los que quieren comprar en un futuro se divide a su vez en un 6% que piensa hacerlo en un plazo de dos años y un 13% en un plazo de dos a cinco años.


fotocasa grafico 1.jpg

Durante los primeros seis meses de pandemia, y tras el confinamiento domiciliario de la primavera de 2020, la intención de compra entre quienes tienen de 18 a 44 años creció de manera significativa. Esta situación ahora se ha moderado un poco, pero siguen siendo segmentos muy favorables de cara a una compra futura.

“Casi un 20% de potenciales compradores es una cifra alta y positiva pero no debemos conformarnos con este dato, al conocer la razón principal por la que no es más elevada. Los ciudadanos manifiestan que su situación económica determinada por la precariedad laboral y la imposibilidad de ahorro, sumada a los efectos de incertidumbre acrecentados por la pandemia son los mayores impedimentos que hacen que descarten la adquisición de una vivienda”, aclara María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa. La experta añade que “debemos interpretarlo como un reto del sector y de la sociedad en conjunto que hay que solucionar creando medidas que fomenten las facilidades de los ciudadanos para convertirse en propietarios de vivienda. Precisamente en un país, donde ser propietario es un sentimiento que está muy arraigado en nuestra cultura”.

Entre los más jóvenes, con edades comprendidas entre 18 y 24 años, la expectativa de compra se plantea mayoritariamente en el medio largo plazo. Así, un 55% prevé adquirir una vivienda de dos a cinco años vista. Tanto entre los que viven con sus padres (compra de emancipación) como entre la clase media-baja se ha producido un movimiento de bloques: pierde protagonismo la intención de compra a dos años y lo ganan un plazo más largo (2-5 años).

Si se observan estos datos en función del territorio al que pertenecen los particulares, la intención de compra a corto plazo (dos años) ha caído ligeramente de forma generalizada hasta volver a situarse en niveles prepandémicos, exceptuando la Comunidad de Madrid. Allí, un 23% se plantea la adquisición de un inmueble en los dos próximos años, porcentaje que el año pasado se reducía al 18%.


fotocasa grafico 2.jpg

Así son los compradores que prevén comprar en el futuro

Ese amplio grupo de particulares que aún no han adquirido un inmueble, pero sí que pretenden hacerlo en los próximos años tiene algunas características comunes. Son, como se ha dicho, un 18% de los particulares mayores de 18 años que no están buscando vivienda actualmente. Dentro de este grupo de población hay más mujeres que hombres: un 52% frente a un 48%. Se trata de un reparto algo más equilibrado que hace seis meses, cuando eran un 56% de mujeres y un 44% de hombres.

Con respecto a la edad de quienes se plantean comprar en los próximos cinco años, el perfil de los jóvenes adultos se mantiene como el principal protagonista. En este sentido, los potenciales compradores que tienen entre 25 y 34 años tienen cada vez más peso, especialmente en la compra a dos años vista: antes de la pandemia, suponían un 20% de los que se fijaban la operación en ese plazo y ahora son un 29%.

En el 39% de los casos se trata de personas de clase media-media. Además, el 18% reside en Madrid. Una cifra muy similar a territorios como Andalucía, con un 17% de potenciales compradores, y Cataluña, con un 16%. Las situaciones de convivencia más frecuentes en este grupo son: vivir con pareja e hijos (26%), con sus padres (26%) o solo con su pareja (25%). Además, entre los que viven solos ha aumentado la intención de compra: antes de la pandemia se lo planteaban el 8% y ahora, el 12%.


fotocasa grafico 3.jpg

Entre las razones por las que estas personas no dan todavía el paso de la compra, pero sí quieren hacerlo en un futuro sigue mandando la situación económica y laboral. Este es un motivo que apunta un 38% de los particulares, frente al 33% de hace un año. Se trata de un incremento importante de seis puntos porcentuales que se puede atribuir a la incertidumbre sobre la evolución de la economía y el empleo provocada por la pandemia. Pero no conviene olvidar que este es el argumento principal desde varios años (como mínimo, todo lo que viene durando este ciclo de protagonismo del alquiler) entre los potenciales compradores futuros.

Seguidamente, la falta de ahorro (31%) y tener otras prioridades o gastos en la actualidad (23%) son los motivos más recurrentes para posponer la compra. Entre los segmentos de edad más jóvenes se aprecian dos tendencias claras en relación con el hecho de que los precios no encajen en el presupuesto. Así, mientras que entre los que tienen de 25 a 44 años este motivo sigue perdiendo peso, entre los más jóvenes, que van de los 18 a los 24 años, cada día tiene más importancia.