Crece el interés por la vivienda de lujo en zonas periféricas de Barcelona

vivienda-de-lujo-Barcelona.jpg

La tendencia más clara detectada por Lucas Fox es el interés renovado por vivir lejos de los núcleos urbanos

El efecto del Covid-19 sobre el nivel de demanda inmobiliaria de las diferentes zonas de Catalunya ha sido desigual. La desaceleración y la recuperación ha resultado ser asimétrica si comparamos las grandes ciudades con los municipios periféricos. El interés por las áreas urbanas ha sido sustituido parcialmente en favor de zonas periféricas, sobre todo costeras como Castelldefels, Gavà, Sitges, el Maresme o, más al norte, la Costa Brava, según los datos de la compañía especializada en el mercado residencial de lujo, Lucas Fox.

La tendencia más clara detectada por la inmobiliaria es el interés renovado por vivir lejos de los núcleos urbanos. “El confinamiento ha obligado a varias empresas a implementar la flexibilización laboral y el teletrabajo, abriendo la posibilidad a que los trabajadores no necesiten estar sujetos a vivir en una zona cercana a su puesto de trabajo. Pero el coronavirus no sólo ha difuminado la línea entre el trabajo y nuestro hogar, sino que, de algún modo también ha dado forma a nuestras necesidades, prioridades y preocupaciones, como vivir en casas más amplias con zonas exteriores y verdes, alejados de zonas densamente pobladas, en entornos más naturales y que a la vez ofrecen precios más competitivos”, explica Alexander Vaughan, socio fundador de Lucas Fox.

Barcelona ciudad, la desaceleración más notable de la demanda

La ciudad condal es el segundo municipio más importante en número de transacciones inmobiliarias a nivel estatal, con 3.777 transacciones registradas sólo durante el último trimestre de 2019, según datos del Ministerio de Fomento. No obstante, ha sido la primera en notar la desaceleración de manera más notable.

Según datos de Lucas Fox, el nivel de demanda ha descendido en un 69 % durante la segunda quincena de marzo, respecto al periodo anterior. “Barcelona ha tenido un inicio del 2020 espectacular, con niveles de actividad históricos, por lo que la paralización provocada por el Covid-19 ha hecho que la caída haya sido más pronunciada”, detalla Vaughan, quien añade que “aun así, se caracteriza por ser un mercado tradicionalmente atractivo para inversores nacionales e internacionales, quienes durante las últimas semanas han mostrado un interés renovado por adquirir activos con precios corregidos. Desde la flexibilización del confinamiento a inicios de mayo, hemos realizado un considerable número de visitas a las propiedades y generado ofertas muy interesantes”.

Renovado interés por la periferia

Como contraste a las métricas de Barcelona, los municipios y poblaciones en su periferia muestran un comportamiento mejor, absorbiendo parcialmente la demanda de la ciudad, tal y como confirman los análisis de tráfico y solicitudes recibidas por esta inmobiliaria en áreas costeras del Maresme, Castelldefels, Gavà y Sitges.

Estos núcleos costeros han mostrado una relativa resiliencia tras las primeras semanas de shock. Si bien sus niveles de demanda durante el mes de abril han sido algo inferiores a los meses que precedían a la pandemia (-32%), en la comparativa anual han supuesto una mejora del 20% del nivel de demanda.

“El perfil del comprador interesado en estas poblaciones suele ser local que vive y trabaja en Barcelona y busca espacios más amplios en lugares más tranquilos que se encuentren relativamente cerca de la ciudad. Prevemos que, una vez levantadas las restricciones sobre el desplazamiento dentro de la provincia de Barcelona, estas regiones experimentarán un crecimiento significativo en el número de visitas y, como consecuencia, un incremento en las transacciones”, añade Vaughan.

En la costa sur, Sitges ha centrado la mayor parte del interés por parte de los clientes de la inmobiliaria. Al ser un punto que suscita el interés de compradores internacionales, la recuperación de la demanda ha sido ligeramente más lenta como consecuencia de las restricciones en las fronteras internacionales. “La recuperación de la demanda a niveles previos a la crisis se producirá cuando se suavicen las medidas sanitarias en países de origen, como el Reino Unido, un mercado que por sí solo representaba un 20 % de la demanda de Sitges. La parcial reapertura de los mercados internacionales provocó en los primeros 15 días de mayo un incremento del 35% de las solicitudes con interés en Sitges, que con gran probabilidad se traducirán en un mayor nivel de visitas y transacciones una vez se abran las fronteras internacionales”, apuntan en Lucas Fox.