Comprar una vivienda, un proceso tedioso para los consumidores

14/02/2020

sima-sentimiento.jpg El director general de Planner Exhibitions, Eloy Bohúa, durante la presentación.

Complicado, cansado, angustioso, frustrante y aburrido, así describen el proceso de compra de una vivienda

Aquellas personas que están buscando vivienda consideran que el proceso de compra es complicado, cansado, angustioso, frustrante y aburrido, siendo “emocionante”, el único valor positivo que los compradores destacan de este proceso. Así se desprende del Informe “El hexágono emocional del comprador de vivienda” elaborado y presentado a los medios por SIMA (Salón Inmobiliario).

El director general de Planner Exhibitions, Eloy Bohúa, ha explicado que el tedio que genera comprar una vivienda está generalizado entre los usuarios, si bien es más acusado en los jóvenes, ya que a medida que va aumentando la edad la sensación de complejidad se va mitigando.

“Podemos deducir en líneas generales que los más jóvenes que están en proceso de emancipación es donde se concentra estas emociones más negativas”, ha comentado Bohúa.

Por otro lado, se desprende que la razón por la que se está buscando la vivienda es clave para la sensación que genera en el usuario. Aquellos que compran una segunda residencia o una forma de inversión no experimentan la misma ansiedad que aquellos que quieren una vivienda para emanciparse o para pasar de ser inquilino a propietario.

No obstante, al ser preguntados si consideran el proceso anodino o emocionante, la mayor parte de los compradores coinciden en que les despierta emoción. Aún así, este sentimiento es más acusado en aquellos que buscan una vivienda como segunda residencia.

Uno de cada tres acude a un profesional para asesorarse en la compra

Por otro lado, el informe destaca que a pesar de que el 62 % de los encuestados asegura necesitar asesoramiento a la hora de comprar una vivienda, solo un 33 % acude a un profesional para hacerlo. La opción preferida por la mayoría con un 56 % es consultar a un amigo o familiar que haya pasado por el proceso de compra anteriormente.

Los expertos aseguran que este hecho se puede deber a la sensación de desconfianza que generó el sector inmobiliario en la crisis económica.

En el debate posterior a la presentación del informe, el presidente Behavior & Law, Rafael López, ha asegurado que los sentimientos negativos son más fuertes en aquellos usuarios en los que la compra “afecta directamente a su supervivencia, a su día a día”.

Por su parte, el business developer and neuroscience director de Kantar, Pepe Martinez, ha comentado que es algo normal que los sentimientos afecten tanto en la compra de una vivienda, ya que es “la adquisición más importante que se hace en nuestra vida”, y ha añadido que “la vivienda puede ser racional cuando compras un ladrillo, cuando compras un hogar es emocional”.

La directora comercial de Habitat Inmobiliaria, Carmen Román, ha asegurado que las promotoras han de conseguir que el proceso sea fácil para el cliente. Para ello, Román ha recalcado la importancia de que el cliente sepa desde el primer momento factores como la orientación, la calidad de los acabados, la luz de la vivienda, etc.

“Ya no vale con lanzar una información general como el plano de la casa y poco más, hay que ir más allá”, ha finalizado.