Barcelona recuperará en los próximos seis meses el 60% de sus pisos turísticos

Iñaki Unsain_pisos turísticos_Barcelona.jpg Imagen de Barcelona.

El mercado de la vivienda entrará en el verano en un escenario favorable por el avance de la vacunación, que invita a pensar en un aumento progresivo de los precios


¿Qué pasará con el precio de la vivienda durante el verano? Junio prometía ser un punto de inflexión para la recuperación de precios debido a diversos factores. El avance de la vacunación está permitiendo levantar poco a poco las medidas de contención de la COVID-19, lo que está facilitando la vuelta del turismo, con los efectos que esto tiene sobre el mercado inmobiliario y los precios del alquiler.

Iñaki Unsain, personal shopper inmobiliario de Barcelona, prevé que, durante el período estival, “un 60% de los pisos que se traspasó al alquiler temporal o convencional volverá al alquiler turístico en los próximos seis meses”, ya que, ante la falta de visitantes, el 40% de los propietarios restantes apostará todavía por el alquiler convencional. En este sentido, el experto advierte que la recuperación del mercado del turismo, estudiantes y ejecutivos será clave para la recuperación de los precios de alquiler de larga duración.

“Durante la pandemia los propietarios han optado por dos posibles soluciones. Unos han puesto sus pisos turísticos en alquiler temporal, con plazos de más de un mes y menos de un año; otros han decidido pasarlos al alquiler convencional, donde el plazo mínimo de obligado cumplimiento para el propietario es de cinco años si es persona física y de siete si es persona jurídica”, detalla el personal shopper inmobiliario.

El experto añade que “los primeros volverán a poner los pisos en alquiler turístico en cuanto la movilidad se reanude y venzan los contratos temporales. Sin embargo, los segundos lo tienen más complicado, ya que el contrato les ata a largo plazo”.

Este aumento de la demanda, según Unsain, supondrá en los próximos meses un incremento de los precios del alquiler, que aumentarán sus rentas entre un 10 y un 12%, situándose el alquiler de un piso medio de 80 m2 en 1.350 euros al mes, unos 150 euros más que el año pasado. El posible incremento hace que sea un buen momento para invertir en las zonas con mayor rentabilidad. Esto, unido a la necesidad de un alquiler solvente hace que distritos como Ciutat Vella, Eixample, Gràcia, Les Corts o Sant Martí sean los más buscados por esta demanda debido a su ubicación céntrica, la calidad de los servicios y un potente eje social y comercial.

Demanda extranjera

Además del mercado del alquiler, el verano puede ser un punto de inflexión importante para la recuperación de la demanda extranjera, que, de acuerdo con los datos del Colegio de Registradores, se situó en 2020 en el 11,3% de todas las transacciones totales, un 25% menos que en 2019.

En el conjunto de Cataluña, este porcentaje se situó ligeramente por encima de la media nacional, aunque, según señala Unsain, la Costa Brava es “menos permeable a las restricciones de cara a verano”, tal y como están planteadas en estos momentos, ya que el grueso de los visitantes y compradores son franceses y no ingleses, ciudadanos que tienen impuesta la recomendación de no viajar a España.