• España es el segundo país europeo con mayor stock de NPAs tras Italia, excluyendo aquellos gestionados por fondos

  • Los visados de obra nueva podrían alcanzar ratios de crecimiento de hasta el 25%

Jornada “Mercado de NPAs y Real Estate: evolución y tendencias” organizada por haya real Estate y Tinsa, en colaboración con Oliver Wyman.

Jornada “Mercado de NPAs y Real Estate: evolución y tendencias” organizada por Haya Real Estate y Tinsa, en colaboración con Oliver Wyman.

24 de noviembre de 2018.- Los NPAs (Non Performing Assets) rondan ahora en España los 285.000 millones de euros y se estima que en 2022 alcancen los 200.000 millones. Si se excluye el volumen gestionado por fondos, la cantidad se sitúa en los 215.000 millones, lo que coloca a España en segundo lugar en Europa, tras Italia, en términos de stock de NPAs. Este tipo de activos ya no suponen un problema para la banca y se han convertido en una oportunidad para las empresas dedicadas a su gestión, conocidas como servicers. Así se ha puesto de manifiesto en la jornada “Mercado de NPAs y Real Estate: evolución y tendencias” organizada por Haya Real Estate y Tinsa, en colaboración con Oliver Wyman.

De acuerdo con Vicente Vázquez Bouza, socio de Financial Services de Oliver Wyman, “prevemos para los próximos años un escenario positivo, activo y con varias operaciones en el mercado. Los NPAs dejarán de ser finalmente un problema para la banca española y se convertirán en una gran oportunidad para los servicers y actores activos del mercado”.

Durante la jornada se debatió sobre la gestión del stock inmobiliario español que aún queda por desinvertir, así como las oportunidades que presenta el futuro. Al respecto, los participantes coincidieron en la afirmación de que España ha desarrollado un ecosistema de servicers muy eficiente y con un alto nivel de expertise inmobiliario, convirtiéndose en un referente a nivel europeo.

Juan Hoyos, presidente de Haya Real Estate, señaló que “este sector está en plena vorágine y es conveniente fijar avista un poco más en el horizonte de los próximos años, para ver lo que puede deparar”.  “Desde la creación de Haya Real Estate ya hemos ayudado a nuestros clientes a monetizar 17.000 millones de euros. Estamos comprometidos con ofrecer un servicio con una calidad excelente a nuestros clientes y por ello trabajamos en anticiparnos a los cambios del mercado. Nuestro objetivo ha sido y es posicionar a Haya Real Estate como el servicer líder independiente en gestión de activos non performing, tanto préstamos dudosos como activos inmobiliarios que están en el balance de los bancos o fondos, para aprovechar las oportunidades que surjan o la potencial consolidación del mercado de servicing español”, añadió

Por su parte, Enrique Gutiérrez, director de Entidades Financieras de Tinsa, destacó la importancia de contar con métodos fiables de valoración de los activos que subyacen en las carteras para minimizar la incertidumbre asociada a un mercado inmobiliario con un comportamiento muy heterogéneo. “La velocidad de los procesos de venta de activos, tanto de inmuebles como de préstamos, está exigiendo el empleo de sistemas de valoración automáticos”, afirmó Gutiérrez. “Ello nos ha exigido apostar fuertemente por la tecnología con tres focos principales: mejorar la precisión de los modelos de cálculo, utilizar datos de máxima calidad comprobados sobre el terreno y enriquecer la valoración con criterios objetivos de liquidez que segmenten las carteras en función de sus plazos previsibles de comercialización”.

Durante el encuentro se debatió sobre el tamaño de las operaciones que se esperan para el próximo año y se ha analizado la coyuntura del sector inmobiliario y evolución de los NPAs en los últimos tiempos.

Los analistas presentes coincidieron en que, a pesar de las previsiones de moderación del crecimiento de España, para el año que viene habrá un crecimiento del consumo privado, que vuelve a ganar peso en la economía española. Este hecho tendrá un impacto en el sector residencial, que seguirá la misma inercia que el ciclo económico: un incremento de visados de obra nueva que seguirá siendo bastante notorio y podría alcanzar ratios del 20-25%, así como una coyuntura de precios que evolucionarán también de manera heterogénea.

“Nuestra previsión es que en 2019 el precio medio en España se encarezca entre un 5% y un 7%, acompañando a un incremento de las transacciones de entre un 5% y un 10% anual”, explicó Rafael Gil, director de Market Research de Tinsa, Según datos aportados por la empresa de valoración inmobiliaria, actualmente un 80% del parque de viviendas se encuentra en provincias que registran incremento anual de valor.

En una mesa redonda posterior, en la que intervinieron Alfredo Guitart, director general de Negocio de Sareb; Javier Cabrera, socio de Alantra y Pedro Abella, principal de HIG Capital, hubo consenso en que el mercado español tiene aún mucho recorrido y los fundamentales económicos son favorables y también en que en los próximos años van a seguir saliendo carteras de activos al mercado y aumentarán las transacciones secundarias.