• Polonia, Dinamarca, Finlandia y Portugal serán los países que más aumenten su volumen de inversión

  • Los inversores procedentes de Estados Unidos, Corea del Sur y Singapur han sido los más activos en Europa

13 de marzo de 2019.– La inversión inmobiliaria en Europa alcanzará los 230.000 millones de euros durante 2019, lo que supone superar los 200.000 millones de euros en activos inmobiliarios europeos por sexto año consecutivo, según el informe European Investment Spotlight elaborado por Savills. La consultora apunta que se trata de un hecho sin precedentes en la serie histórica del mercado de inversión inmobiliaria en Europa que acentúa la posición del continente como refugio seguro para la inversión.

La consultora internacional indica que si bien Alemania, Reino Unido y Francia continuarán siendo el principal foco, atrayendo la mayor parte de la inversión, otros países como Polonia, 46 %; Dinamarca, 38 %; Finlandia, 32 % y Portugal, 27 %, superarán en 2019 la media de sus volúmenes de inversión de los últimos cinco años.

El informe muestra además que los principales grupos de inversores por procedencia en 2018 fueron los de Estados Unidos, Singapur y Corea del Sur, y señala que seguirán dominando el mercado en 2019.

Lydia Brissy, directora de Research Europa en Savills, afirma que «EEUU ha continuado como principal inversor en el mercado inmobiliario europeo y representa el 48 % del volumen de inversión no europea registrado en 2018, con 27.400 millones de euros, con Francia como principal destino, seguido por Reino Unido y Alemania”.

Oficinas ern Londres.

“Al mismo tiempo, las inversiones de Singapur en Europa casi se duplicaron, pasando de 2.900 millones de euros en 2017 a más de 5.600 millones de euros en 2018, representando el 10 % del volumen total de

inversión extranjera y convirtiéndose en el segundo grupo de inversores más grande no europeo. Por otro lado, los surcoreanos invirtieron 5.400 millones de euros en 2018, frente a los 4.890 euros en 2017, el tercer grupo inversor. Además, mientras continúan apostando por oficinas en ubicaciones en los distritos de negocios, han ampliado su cobertura a mercados non-core, especialmente Bélgica, Polonia, Italia, Irlanda, Dinamarca y España”, añade Lydia Brissy.

Mike Barnes, associate en el departamento de Research Europa, añade que “además del sector logístico, la inversión en el segmento residencial en ciudades principales con fundamentales demográficos sólidos seguirá en el punto de mira de los inversores a lo largo del año. En los Países Bajos, por ejemplo, se espera que los volúmenes totales de inversión en residencial se correspondan con los volúmenes de inversión en oficinas.

Savills destaca en el informe que la diferencia entre la rentabilidad de las oficinas de las zonas prime de las principales ciudades europeas y los bonos gubernamentales a 10 años es amplia, según los estándares históricos (212 puntos en 2018, en comparación con los 185  en 2008/2009) y mientras se mantenga esta brecha, los compradores continuarán invirtiendo en el sector inmobiliario para recibir mayores rendimientos en un entorno impulsado por los ingresos generados.