• La Iniciativa por las Hipotecas Energéticamente Eficientes busca impulsar la creación de un marco europeo en materia hipotecaria que tenga en cuenta el ahorro energético

  • 37 bancos y otras 23 organizaciones se han sumado a este plan piloto a través del cual se pretende definir un producto estandarizado basado en la eficiencia energética

Hipotecas-sostenibles24 de julio de 2018.- La reciente puesta en marcha de un programa piloto de hipotecas verdes ha supuesto un importante paso para el plan sobre Hipotecas Energéticamente Eficientes en Europa (EeMAP por sus siglas en inglés), del que RICS, la organización internacional de referencia en acreditación del sector inmobiliario, es uno de los principales valedores. Esta iniciativa tiene el objetivo de impulsar la creación de un marco estandarizado a nivel europeo en materia de eficiencia energética hipotecaria mediante la recopilación de información sobre las condiciones de financiación de los edificios energéticamente eficientes y los procesos de rehabilitación que supongan un ahorro de energía.

RICS desempeña un papel fundamental como organización internacional dentro de esta iniciativa en la que también ha resultado decisivo el impulso de E.ON y la Federación Europea de Hipotecas. Entre otras funciones, RICS se ha encargado de poner en marcha una guía de buenas prácticas que contribuirá a definir un protocolo o guía de valoración de edificios sostenibles.

Las organizaciones que participan en el plan piloto representan el 45% de las hipotecas en Europa, lo que equivale al 21% del PIB europeo. Su adhesión pone de manifiesto la voluntad del mercado de apoyar el Plan de Acción de la Comisión Europea sobre Finanzas Sostenibles definiendo un terreno común de buenas prácticas.

En total, 37 bancos europeos y otras 23 organizaciones se han comprometido a testar la implementación de este programa piloto incluyéndolo en sus carteras de productos y servicios previamente al lanzamiento de un producto definitivo. Los siete organismos que se han adherido a esta iniciativa en España aglutinan representación de la banca (Triodos Bank, Caja Rural de Navarra y la Unión de Créditos Inmobiliarios), la valoración en el sector inmobiliario (Tinsa y Cohispania) y otros organismos como Green Building Council España (GBVCe) y el Ayuntamiento de Madrid.

El marco para la implementación de las hipotecas verdes, aunque aún por definir, es resultado de un extenso trabajo de consulta con importantes actores de la industria como bancos, expertos en materia energética del sector de la construcción, valoradores inmobiliarios y administraciones públicas que han aportado información muy valiosa para su desarrollo.

Un plan piloto en línea con los indicadores en materia de valoración de RICS

Desde el punto de vista de la valoración, la iniciativa propone a los bancos implicados ajustarse a los mismos indicadores que ya emplean los valoradores de RICS y que están recogidos en su Libro Rojo. Estos indicadores exigen que sus informes recojan de forma exhaustiva los datos sobre la sostenibilidad de un bien inmueble para mayor transparencia de la valoración.

Javier Kindelan Williams, portavoz de RICS en España, comenta al respecto: “El papel que desempeña RICS en esta iniciativa resulta de capital importancia al definir la línea a seguir gracias a un protocolo estándar que incluye una serie de indicadores que ya son aplicados por los valoradores de la organización”. “Los valoradores vienen recogiendo información de eficiencia energética o certificados de sostenibilidad desde hace tiempo, y confiamos en que iniciativas como las hipotecas verdes no hagan más que incrementar su relevancia y evidenciar su impacto en las valoraciones”.

“Además, este proyecto destaca por involucrar a actores tan relevantes como los sectores financiero, energético e inmobiliario, unidos por el objetivo de lograr que nuestras ciudades sean más eficientes y sostenibles de acuerdo a factores como los objetivos establecidos por el acuerdo de Paris sobre cambio climático”.

Durante el programa piloto, se pedirá a las entidades de crédito que aporten información útil a la hora de medir el impacto de la eficiencia energética en el riesgo crediticio. De esta forma se pretende dar respuesta al Plan de Acción sobre Finanzas Sostenibles, recientemente publicado por la Comisión Europea, y a través del cual se ha comprometido a investigar la viabilidad de incorporar cláusulas sobre sostenibilidad tomando en consideración la evidencia de mercado.

Este proceso de recopilación de información y análisis está respaldado por una sólida infraestructura de datos, cuyo diseño y despliegue también quedarán recogidos dentro del paraguas de la Iniciativa de Hipotecas Energéticamente Eficientes.

Está previsto que el programa piloto permanezca activo dos años. La información obtenida durante este periodo se incorporará al marco de trabajo con la perspectiva de su futura implementación en un producto final basado en la eficiencia energética hipotecaria.

El vínculo entre sostenibilidad, satisfacción de ocupantes y beneficios económicos

Para Pilar Guzmán, MRICS, “no cabe duda de que los enormes avances que se están haciendo en el mundo de la construcción ecológica, impulsados por claras evidencias de beneficios económicos (incremento de valor del inmueble, incremento de las rentas y de las tasas de ocupación, disminución de los gastos operativos y de mantenimiento entre otros), medioambientales y sociales serán de gran ayuda en este proyecto”.

“Los mayores beneficios económicos se producen cuando las mejoras medioambientales y para las personas se abordan conjuntamente desde el inicio del diseño de la construcción y con una dirección clara para lograr mejoras clave como la de la calidad del aire. Los logros en las reducciones de emisiones de energía y gases de efecto invernadero provenientes de sistemas de energía renovable en el emplazamiento pueden ser incorporados sin impacto negativo en el diseño para los ocupantes. Los edificios sostenibles están diseñados para reducir el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero, así como el agua y los residuos. Por último, cada destacar la relevancia del proceso de medición de los beneficios económicos resultantes de las características sostenibles”.