Garantía Trienal de Habitabilidad y Seguro de Rehabilitación Trienal

Florencio-Gonzalez-ASEFAFlorencio González González

Director del Departamento de Construcción de Asefa Seguros

Los ruidos procedentes de espacios propios o ajenos a la vivienda, los fallos en las instalaciones o las humedades son algunas de las molestias más comunes a las que se enfrentan inquilinos y propietarios, daños cuya reparación no está contemplada ni por el seguro de la comunidad de propietarios, ni por la póliza de hogar de la propia vivienda, ya que éstos tienen su origen en un defecto constructivo que deriva en una manifestación física del daño y que se hace visible en forma de fisura, grieta, desconchón o humedad y que constata, por tanto, la existencia de un daño material.

No obstante, existen circunstancias, como las asociadas al aislamiento acústico de los elementos constructivos, donde no es necesario este tipo de sucesos de carácter material para poner de manifiesto la existencia de un vicio oculto o defecto que derive en la imposibilidad de poder hacer un uso adecuado del inmueble.

GARANTÍA TRIENAL DE HABITABILIDAD

En este sentido, y para dar cobertura a estas necesidades, Asefa ha lanzado al mercado la Garantía Trienal de Habitabilidad. Esta nueva garantía está destinada a llevar al seguro decenal de daños a un nuevo nivel, complementando la cobertura de estabilidad del inmueble con una garantía destinada, por un lado, a dar respuesta a las reclamaciones más comunes en los primeros años de servicio del edificio y con la que el promotor adquiere una herramienta de respuesta hasta ahora inexistente y, por otro, a dotar a sus inmuebles de un distintivo de calidad que cada vez es más valorado por el futuro adquiriente, ya que incide directamente en su economía doméstica. Así, el comprador dispondrá de una vivienda en la que se ha velado durante todo el proceso constructivo, desde su diseño hasta su puesta en obra y recepción, por la verificación de los requisitos básicos que establece la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) relativos a aspectos como la calidad del aire interior, la protección contra la humedad o el ruido, el ahorro energético y el aislamiento térmico de los elementos constructivos y de las instalaciones de su vivienda y por ende, del conjunto del edificio.

Esta Garantía Trienal de Habitabilidad, además de incluir las garantías de contratación voluntarias ya existentes en el mercado como la impermeabilización de cubiertas y fachadas, los daños materiales a la obra secundaria (entendiéndose dentro de esta todos aquellos elementos constructivos pertenecientes al edificio que no estén comprendidos dentro de la estructura o las instalaciones como tabiques, falsos techos, soleras, solados, alicatados, cerramientos, cubiertas, etc.) y los daños materiales a las instalaciones, incorpora como novedad la ampliación de su alcance más allá del daño material en línea con lo demandado por la LOE en su artículo 3, apartado c) en el que define los requisitos básicos de la edificación relativos a la habitabilidad y en el artículo 19, apartado b) que establece una garantía de 3 años a contratar por parte del promotor, con el objetivo de dar respuesta a los daños por los vicios o defectos en los elementos constructivos o en las instalaciones que ocasionen el incumplimiento de dichos requisitos de habitabilidad.

Se trata de una garantía dirigida fundamentalmente a promotores que deseen adquirirla como medida de protección frente a posibles reclamaciones o porque estén interesados en diferenciarse de los competidores dotando a sus promociones de esta garantía prestacional. Por otra parte, cada vez son más los organismos dependientes de las administraciones públicas encargados de la promoción inmobiliaria que buscan coberturas más amplias que permitan proteger al usuario de los defectos constructivos más comunes y que, en algunos casos, pueden derivar incluso en problemas de salud para las personas. Es, por tanto, en este escenario donde la Garantía Trienal de Habitabilidad puede cobrar, igualmente, especial relevancia.

SEGURO DE REHABILITACIÓN TRIENAL

Dada la marcada tendencia en la actividad constructiva de cuidar cuestiones relacionadas con la habitabilidad, es bastante habitual hoy en día encontrar obras en el parque urbano ya consolidado destinadas a mejorar la eficiencia energética, el aislamiento acústico o la protección frente a la humedad de edificios existentes que fueron construidos en épocas donde este tipo de cuestiones no eran tan determinantes. Para estos casos, entra en acción el Seguro de Rehabilitación Trienal, destinado a dar respuesta a aquellas obras que no son objeto de cobertura por parte del Seguro Decenal de Daños por tratarse de intervenciones que no afectan a la estructura.

Con este seguro, se garantizan los daños materiales por vicios o defectos constructivos sobre la obra secundaria e instalaciones de nueva ejecución, por un periodo de tres años desde su finalización. Puede abarcar un amplio abanico de tipologías de obra, desde actuaciones destinadas a solventar problemas de accesibilidad en un inmueble como es la incorporación de ascensores o eliminación de barreras arquitectónicas hasta la remodelación de locales comerciales u oficinas así como todas aquellas obras derivadas de una Inspección Técnica de Edificios (ITE) desfavorable.

En definitiva, las recientes exigencias normativas unidas a las nuevas necesidades de los promotores de cubrir circunstancias que podrían impactarles significativamente a nivel económico hacen necesaria la creación de nuevos productos aseguradores, como la Garantía Trienal de Habitabilidad, que den respuesta a esta demanda y otorguen, además, un plus de calidad a la obra. [ ]

Nº 93 – Junio- Julio  2018