• La feria ha reunido casi un centenar de expositores, un 5% más que en 2017

  • En total se han puesto a la venta 25.000 viviendas, una cuarta parte de las viviendas nuevas adquiridas en 2017

  • Nueve de cada 10 viviendas se han ofertado sobre plano

19 de noviembre de 2018.-  Ni la reciente polémica en torno a las hipotecas ni las dudas sobre una posible desaceleración del crecimiento de la economía española hacen mella en el deseo de comprar una vivienda. Al menos así ha sido para las más de 14.000 personas que durante tres días, desde el pasado viernes, han visitado el pabellón 1 de Feria de Madrid (Ifema), que ha acogido la feria inmobiliaria SIMA Otoño. Esta cifra de visitantes supone un incremento del 3% con respecto a los datos de 2017.

Autoridades y organizadores, en la inauguración de SIMA Otoño 2018.

Autoridades y organizadores, en la inauguración de SIMA Otoño 2018.

“Son cifras en la línea de lo previsto y que confirman la buena salud tanto de la demanda como de la oferta residencial”, afirma Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions, empresa organizadora de las ferias SIMA. El hecho, además, de que 9 de cada 10 viviendas puestas a la venta fueran sobre plano es un indicador también de que la confianza en la recuperación del negocio residencial ha venido para quedarse, en absoluto es una tendencia pasajera”, concluye Bohúa.

En la edición de SIMA Otoño de este año han participado como expositores casi un centenar de empresas, un 5% más que en 2017, que han puesto a la venta unas 25.000 viviendas, una cuarta parte del total de las viviendas nuevas que se vendieron en nuestro país el pasado año. El 80% de esta oferta residencial era primera vivienda y el resto, vivienda turística, localizada, principalmente, en Costa del Sol y Costa Blanca.

Madrid y su comunidad autónoma han vuelto ser el motor de SIMA Otoño, concentrando dos de cada tres de las viviendas puestas a la venta en la feria. Almería, Alicante, Málaga y Castellón, por este orden, completan el Top Five de las provincias con mayor oferta residencial en SIMA Otoño.

Un año más, el producto más demando por los visitantes de la feria ha sido la vivienda de tres habitaciones. Fue el objeto de deseo del 68% de los millennials (entre 25y 35 años), del 56% de quienes tienen 36-45 años y del 48% de los mayores de 45 años.

Respecto al presupuesto de compra de estos tres grupos de edad, de acuerdo con la información facilitada por estos en el registro previo, los visitantes de 25-35 años han acudido con un presupuesto medio de 254.000 euros (el 14% con hasta 150.000 euros, el 44% con entre 150.000-300.000 euros y el 27% con más de 300.000 euros).

El presupuesto medio de los otros dos grupos de edad ha sido significativamente superior, de 280.000 euros. En la franja de edad de 36-45 años, sólo un 12% acudía con un presupuesto inferior a 150.000 euros, un 51% entre 150.000-300.000 euros y un 36% con más de 300.000 euros. Por su parte, el 18% de los mayores de 45 años contaba con un presupuesto inferior a 150.000 euros, entre 150.000-300.000 euros el 48% y más 300.000 euros el 34%.

Entre  los expositores consultados primaba, en general un ambiente de satisfacción tanto por la afluencia de público, como por la calidad del mismo y el interés de compra. Esto se ha transformado en un elevado número de contactos comerciales con compradores e incluso la formalización de reservas durante la propia feria.

La feria es también un instrumento para potenciar la imagen de marca de sus expositores, y constituye un escaparate para estar con el cliente y una oportunidad para fomentar la cercanía con los compradores.