Las dos capitales españolas se sitúan por delante de Londres, París y Berlín, en cuanto a previsiones de ocupación y precio, según el Iberian Commercial Property Monitor

Simon Rubinsohn, director de Estudios Económicos de RICS, durante la presentación del informe en Madrid.

Simon Rubinsohn, director de Estudios Económicos de RICS, durante la presentación del informe en Madrid.

12 de septiembre de 2018.- La inversión en propiedades comerciales en España continúa al alza. Según el índice de Iberian Commercial Property Monitor, una iniciativa de RICS, en colaboración con Iberian Property, presentado hoy en Madrid en las oficinas de CMS Albiñana & Suárez de Lezo, las previsiones de inversión en este tipo de activos mejoraron en Europa en el segundo trimestre del año. En concreto, las perspectivas de los inversores que participaron en la última encuesta de este prestigioso panel, que sirve de base a algunas de las estimaciones que elabora el Fondo Monetario Internacional, sitúan a Madrid y Barcelona entre las capitales europeas preferidas para invertir, junto a Ámsterdam y Budapest, y por delante de Londres, Berlín, París, Dublín y Milán.

A nivel macroeconómico, para los inversores encuestados, una coyuntura global menos positiva, marcada por un repunte del proteccionismo comercial o una subida de tipos de interés en la UE, podría afectar moderadamente al crecimiento de las economías española y portuguesa. “Aun así, España crecerá más del 2% en 2019”, sostiene Simon Rubinsohn, director de Estudios Económicos de RICS. En cualquier caso, los indicadores muestran que la preocupación acerca del mercado es mayor en otras ciudades europeas, dice este experto.

Por tipo de activos, la inversión en oficinas en las zonas prime de las capitales continúa concentrando el mayor apetito de los inversores por delante del suelo logístico y el retail.

Expertos del sector

De izquierda a derecha: Javier KIndelán, Pedro Abella, Eduardo Fernández-Cuesta y Álvaro Otero.

De izquierda a derecha: Javier KIndelán, Pedro Abella, Eduardo Fernández-Cuesta y Álvaro Otero.

A continuación de la presentación del Iberian Commercial Property Monitor, tuvo lugar una mesa redonda de expertos donde participaron Eduardo Fernández-Cuesta, presidente de RICS en España y socio de Arcano Real Estate; Javier Kindelán, director general de Valuation Advisory para Europa Continental de CBRE; Pedro Abella, responsable de HIG Capital; y Álvaro Otero, socio de Inmobiliario de CMS Albiñana & Suárez de Lezo. Los cuatro coincidieron en resaltar el momento dulce que vive la inversión inmobiliaria en España, aunque con matices.

Para Fernández-Cuesta, persiste la capacidad inversora y las oportunidades de inversión. “La economía se está enfriando un poco, pero seguimos por encima de la media de los países europeos. En 2019 y 2020 estará por encima del 2%. Sigue siendo una economía robusta con unos buenos fundamentales”, sostiene.

En opinión de Abella, “la reestructuración bancaria en España ha sido muy positiva para favorecer un nuevo ciclo inmobiliario alcista”. A su juicio, continúa habiendo apetito inversor internacional en activos inmobiliarios puestos a la venta por Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria), al igual que en activos hoteleros, oficinas y el mercado residencial. “España es uno de nuestros países prioritarios”, señala.

Para Javier Kindelán, “hay actividad en el mercado y una buena tendencia, creemos que va a a continuar el crecimiento del mercado de oficinas y el incremento de las rentas. Hay margen de crecimiento y potencial”, señala.

Mientras,  Álvaro Otero percibe un mayor estudio de las operaciones antes de su cierre, “lo que contribuirá a un ciclo inversor inmobiliario más sano a futuro”. No obstante, señala que “el mayor riesgo para el sector en España es la incertidumbre”.

En cuanto al mercado de inversión, y ante la escasez de producto prime, Eduardo Fernández-Cuesta afirma que “si no hay prime habrá que crearlo”, porque según este experto es en ese segmento donde se va a ver la mejor evolución de las rentas, muy unida a la calidad de los activos. El presidente de RICS España señala al mercado residencial, tanto en venta como en alquiler, como el que en este momento despierta más expectativas.