26 de octubre de 2017.- Durante la presentación de la XXIX edición del MBA Inmobiliario del Instituto de Práctica Empresarial (IPE) en Madrid, máster que estará marcado por la participación de un fondo de inversión que apostará por proyectos presentados por los alumnos del MBAi, se analizaron los datos correspondientes al XXV Pulsímetro Inmobiliario de la Comunidad de Madrid. Este informe incorpora las últimas cifras oficiales publicadas del INE, Fomento, registradores, colegios profesionales y servicios de estudios de la banca, junto al trabajo de campo vía encuestas, focus group y entrevistas a clientes y operadores del mercado, a través de los alumnos de la Cátedra Inmobiliaria, Red RAIC (Red de Asesores Inmobiliarios Cualificados), Banco de Suelo Funcional y oficinas MAR Real Estate, permiten presentar las siguientes tendencias inmobiliarias, confirmando el cambio de tendencia y aceleración media mayor que lidera el mercado en Madrid.

Esta mayor tendencia y fuerza en la recuperación del sector inmobiliario madrileño queda reflejado en la comparativa, con la media española, creciendo un 51% superior en obras iniciadas, de las cuales el 100% se está vendiendo sobre plano. En ventas de inmuebles crece un 21% más que la media española, en viviendas hipotecas un 78% y el valor medio de la hipoteca un 116%.

Madrid, no sólo lidera el mercado inmobiliario de la Comunidad de Madrid, sino que lidera el crecimiento en precios medios de las compraventas de viviendas un 21% respecto a la media española.

El mayor ritmo de crecimiento en la obra nueva, depende de la disponibilidad de suelo urbano apto a valores de repercusión razonable junto a que los clientes solventes vean cubiertas sus necesidades, reflejado en los nuevos diseños que los equipos multidisciplinares formados por aparejadores, arquitectos, ingenieros, economistas, abogados, sociólogos y comerciales, detectan a través de la investigación cualitativa, cuantitativa, focus group, encuestas, test de mercado, etc.

El mercado inmobiliario en general, necesita urgentemente una nueva forma de atender las necesidades de los distintos perfiles de clientes (ahorrador, inversor, hipotecado, fondista, jóvenes o seniors boomers), desde un punto de vista funcionalista e inmobiliario, donde buscar la mayor sostenibilidad económica, social y energética para los clientes es el mayor aval para el éxito tanto de los players inmobiliarios como de la demanda solvente.

Y especial mención cabe destacar, como crece el nivel de exportación financiera de Madrid con destino inmobiliario hacia ubicaciones de la costa española, particularmente muy concentradas en la costa malagueña y gaditana.