La disrupción tecnológica, el cambio climático y las tensiones geopolíticas afectan a los factores que las empresas buscan en las ciudades

Nueva York, una de la ciudades a la cabeza del último Established World Cities de JLL y The Business of Cities

27 de septiembre de 2019.- Factores como la calidad de vida, la innovación, la sostenibilidad, el buen gobierno y la resiliencia ganan cada vez más importancia ante la toma de decisiones de inversión y ubicación de activos inmobiliarios, en detrimento de los fundamentales económicos, según el último informe elaborado por JLL en colaboración con The Business of Cities.

Es decir, las ciudades que se adaptan a los nuevos modelos económicos compiten mejor en el sector inmobiliario y son más capaces de atraer mayores flujos de inversión transfronterizos. Estos nuevos modelos están basados en fomentar la innovación, la creación de experiencias, la economía compartida y la circular.

En este sentido, el director de global research en JLL, Jeremy Kelly, ha comentado que «los factores que las empresas buscan en las ciudades están cambiando como resultado de la disrupción tecnológica, las crecientes preocupaciones sobre el cambio climático y las tensiones geopolíticas».

El informe destaca que los nuevos modelos económicos se centran en como las ciudades desarrollan una cultura orientada a los servicios de atención al cliente, fomentan experiencias urbanas, impulsan las industrias de innovación y logran ser sostenibles.

En el caso de la economía de la innovación, apuesta por ubicaciones empresariales centralizadas que desempeñen el papel de centro de colaboración, innovación, concentración y comercialización. Es decir, ubicaciones flexibles que optimicen el espacio sin barreras.

Por su parte, la economía basada en la experiencia se centra en la recopilación de datos para obtener experiencias personalizadas y aboga por ubicaciones con muchas prestaciones. Mientras que, la economía compartida promueve nuevos patrones de vida y trabajo como el co-working y el co-living e impulsa ubicaciones de fácil reconfiguración.

Por último, la economía circular, obliga a los edificios a ser más eficientes y resilientes en sus operaciones.

El managing director en The Business of Cities, Tim Moonen, ha explicado que «los beneficios de invertir en activos ubicados en ciudades que puedan adaptarse con éxito a estas nuevas tendencias son cada vez más evidentes».

Londres, Nueva York, París, Singapur, Tokio y Hong Kong se han posicionado a la cabeza de la lista  Established World Cities de JLL y The Business of Cities desde 2013, lo que demuestra su solidez en términos de competitividad. Seúl se incorporó en 2017. Por su parte, Madrid junto a Toronto, Chicago, Pekín, Ámsterdam, Sídney, San Francisco, Los Ángeles, Shanghái y Washington DC son ciudades que también compiten en la lista y cada vez están ganando más relevancia.