• Por ello, las residencias situadas en ciudades de costa son más atractivas para los inversores, según CBRE

  • El auge de este mercado se debe a que muchos fondos de inversión han entrado en el mercado español en busca de activos que generen mejores rentabilidades y en nichos de mercado aún no consolidados

Residencias-de-estudiantes19 de noviembre de 2018.- El mercado de las residencias de estudiantes en España está en pleno auge, impulsado por la intensa demanda y por el interés que despierta entre inversores internacionales. Adicionalmente, el país cuenta con unos 1,5 millones de estudiantes, de los que 113.000 son extranjeros, y es el destino preferido por los estudiantes Erasmus en Europa.

Con todo ello, una de las claves de este sector es su estabilidad y los altos niveles de ocupación que presenta. Así, según CBRE, primera compañía a nivel internacional de consultoría y servicios inmobiliarios, las ciudades de costa son más atractivas desde un punto de vista operativo, dada la capacidad de mantener altos niveles de ocupación también durante los meses de verano.

“Málaga es sin duda uno de los mercados clave en cuanto a las residencias de estudiantes en España, debido a su ubicación, a la comunidad estudiantil –tanto durante el periodo lectivo como en verano– y a la escasa oferta actualizada” ha explicado Javier Caro, director de Advisory & Specialist Markets en CBRE Valuation Advisory, y añade que “la provincia de Málaga cuenta con más de 25 centros de enseñanza de idiomas orientados a extranjeros y en total se estima que cada verano llega una comunidad de casi 17.000 nuevos estudiantes, por lo que la ocupación durante el verano está asegurada”.

Por otro lado, los inversores también ven una gran oportunidad en las residencias de estudiantes en España debido a que, además de ser un mercado aún no consolidado, las rentabilidades se sitúan por encima de las de países como Reino Unido o Alemania. En concreto, en España la rentabilidad prime está en 5,25-5,50% para las mejores residencias con los mejores operadores, ocupaciones y tarifas, lo que justifica que solo en 2017 la inversión en residencias de estudiantes alcanzara cifras por encima de los 600 millones de euros. Además, muchos fondos de inversión que han entrado en el mercado español vienen acompañados por operadores internacionales que intentan replicar su modelo de negocio en la península, ofreciendo calidades y servicios que se adaptan más a la demanda actual.

Este nuevo tándem está creando un producto nuevo en ciudades aparentemente consolidadas como Madrid y Barcelona, y ciudades consideradas secundarias como Valencia, Granada, Sevilla o Málaga comienzan a ser prioritarias en sus planes de negocio.

Concretamente, Málaga –con un parqué de aproximadamente 1.480 camas– es una de las zonas más activas de toda la geografía española en cuanto a nuevos desarrollos, ya que están proyectadas 550 nuevas camas en la zona universitaria de Teatinos, y 143 nuevas camas en el centro de la ciudad, lo que supondrá un aumento de nueva oferta de casi un 50% sobre el parqué actual de camas en Málaga.

En otros puntos de la geografía como Valencia, Sevilla o Granada también se están llevando a cabo nuevos desarrollos o reformas de residencias de estudiantes o colegios mayores. Es el caso de la futura residencia que se está construyendo en Valencia y que se estima finalizará en 2019 y que albergará a 350 estudiantes, operada por un fuerte gestor de camas británico.

Otro importante desarrollo que terminará en 2020 está localizado en las cercanías del campus de la Universidad de Sevilla y contará con 210 camas, gestionado por un grupo extranjero. Granada, punto estratégico para los estudiantes extranjeros al ser la tercera ciudad de Europa que más estudiantes del programa Erasmus recibe, cuenta con parte de su campus en proceso de renovación, con desarrollos que empezarán a ver la luz en 2020.